Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander cree que la corrupción no frena el crecimiento económico

El banco gana 1.867 millones hasta marzo, un 14% más por Brasil, España y los créditos al consumo

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general de accionistas celebrada el pasado 7 de abril.
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general de accionistas celebrada el pasado 7 de abril. EFE

El Santander, presidido por Ana Botín, está aprovechando la recuperación económica mundial. obtuvo un beneficio neto de 1.867 millones entre enero y marzo de este año, un 14,3% más que en el mismo periodo de 2016, debido, básicamente, al tirón del negocio en Latinoamérica, España y la unidad de financiación al consumo. En Polonia y en el Reino Unido, el Santander ha reducido sus ganancias. Todos los márgenes de la cuenta de resultados presentan mejorías, algo que no ocurrió al cierre del ejercicio pasado. Estos resultados superan las expectativas de los analistas, que esperaban un incremento del 5,4%.

Durante la presentación de los resultados, el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, fue preguntado por los efectos que podían tener los casos de corrupción en la imagen de España y en la economía. Álvarez aseguró ayer que pese a estos hechos, que afectan a la excúpula del PP en Madrid, “el sistema funciona, el entorno institucional es estable” y en España “hay seguridad alta para hacer negocios”.

Este ejecutivo rechazó que la corrupción pueda ahuyentar a los inversores y dijo que “el nivel de actividad es alto, y la consistencia de la recuperación económica es fuerte. Incluso, afirmó, las empresas prevén aumentar la contratación, “un hecho que no se daba hace tiempo”. También recordó que España es el país europeo donde se han producido más salidas a Bolsa en 2016. Preguntado por el futuro de Juan Villar Mir, dueño de OHL, como consejero del Santander e imputado en la Operación Lezo, dijo que no hacía comentarios.

Álvarez no ocultó su optimismo al explicar que los datos macroeconómicos de las principales geografías donde está el banco “muestran una recuperación importante. En el Reino Unido descartamos una recesión, aunque habrá volatilidad mientras dure la negociación del Brexit”, apuntó. Además, Álvarez confía en que la situación de los tipos de interés se estabilice, “aunque aun tarden en subir” y auguró una salida suave y sin burbujas de la tranquilidad que viven los mercados por las compras de deuda por parte del BCE.

Los principales ratios del Santander mostraron una mejoría importante en cuanto a beneficio por acción, capital y clientes vinculados. Sin embargo, el consejero delegado no lanzó las campanas al vuelo: “Todavía queda mucho trabajo para cumplir los objetivos de 2018”. En el primer trimestre, la ratio de capital CET1 fully loaded, el de máxima calidad, creció 11 puntos básicos, hasta 10,66%, mientras que la ratio de eficiencia mejoró hasta el 46,1%, desde el 48,1% anterior. El beneficio por acción se incrementó un 14%, hasta 0,122 euros.

El crédito creció un 2,8 % y alcanzó los 795.312 millones de euros, en tanto que los depósitos de sus clientes se elevaron un 5,2 %, hasta 705.786 millones.

La entidad cerró el primer trimestre de 2017 con 15,5 millones de cliente vinculados, que son los que consideran al Santander como banco principal, en tanto que los clientes digitales aumentaron en 4,2 millones en el último año y alcanzaron los 22,1 millones. La morosidad bajó hasta el 3,74% de los créditos totales, frente al 4,33 % del año anterior. La ratio de cobertura del grupo con las provisiones aumentó en un punto porcentual, hasta el 75%, explica la nota.

Reparto por geografías

Brasil sigue siendo el gran motor del grupo. El beneficio atribuido fue de 634 millones, un 77% más, y representa el 26% del total; Reino Unido logró 416 millones (-8%), el 17% del total, España es el 15% del resultado, la división de Crédito al Consumo, con 314 millones, el 13%, y México, con 163 millones, el 7% de las ganancias.

En cuanto al posible interés por comprar el Popular, Álvarez lo supeditó a que ofreciera un retorno de la inversión del 9% y con un beneficio por acción positivo en tres años. “Lo analizaremos si hay oportunidad, pero no veo que exista necesidad de fusiones en España”, concluyó.

Preguntado por los problemas de Estados Unidos, que ganó 95 millones, un 16% más, pero con todos los márgenes a la baja, Álvarez comentó que este año esperaban reducir los problemas del pasado con el regulador, pero admitió que han tenido muchos más costes organizativos “de los que esperábamos”.

El Santander España logró un beneficio atribuido de 362 millones, un 18% más que el mismo periodo de 2016. Sin embargo, el margen de intereses, que refleja exclusivamente la actividad financiera, cae un 9%. Los mayores ingresos por comisiones, la reducción de costes y, sobre todo, la fuerte caída de las provisiones, que descienden un 30%, permiten la subida del beneficio. Los créditos descienden un 1,2% (siguen esta tendencia desde el estallido de la crisis), mientras que los depósitos se elevan en la misma proporción. Ha cerrado el primer trimestre con 22.900 empleados, un 5,4% menos, y con 2.881 oficinas, un 16% de recorte.

El banco afirma que, en España, "los buenos resultados que está cosechando la estrategia 1I2I3 se reflejaron en un incremento significativo de los clientes vinculados (+350.000 desde el primer trimestre de 2016), mientras que el liderazgo del banco en banca mayorista impulsó el crecimiento de los ingresos por comisiones".

Reino Unido gana un 8% menos

En Reino Unido, el beneficio atribuido bajó un 8%, hasta 416 millones. Pese a todo, la entidad sostiene que hubo "una buena evolución de la actividad ordinaria, una calidad del crédito muy sólida y buen control de costes, factores que se vieron contrarrestados por la depreciación de la libra frente al euro y costes extraordinarios, que incluyen una provisión para reclamaciones por seguros de protección de pagos (PPI) de 32 millones de libras". Sin el efecto del tipo de cambio, el beneficio atribuido crece un 3%.

En el grupo consolidado, el número de clientes vinculados se incrementó en 1,5 millones en el último año. Por geografías, Europa aporta un 52% de los beneficios y América, un 48% (Brasil, un 26%).

La presidenta del Santander, Ana Botín, apunta, en la nota de prensa: “Hemos comenzado bien el año en todos nuestros mercados, con un crecimiento especialmente fuerte en Latinoamérica, España y en el negocio de financiación al consumo. Estamos aumentando el número de clientes vinculados y adelantando el cumplimiento de nuestros objetivos, y mantenemos nuestra posición como uno de los bancos más eficientes, rentables y predecibles del mundo".