Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sus ahorros, en manos de algoritmos

Finizens ofrece al pequeño inversor una cartera automática de fondos según su perfil de riesgo

Giorgio Semenzato, consejero delegado de Finizens.
Giorgio Semenzato, consejero delegado de Finizens.

Finizens quiere lograr lo que Ryanair en el transporte o Whats­App en las telecomunicaciones. En su caso, el objetivo es democratizar el ahorro. La receta para lograrlo mezcla varios ingredientes: un proyecto 100% digital, política de bajos precios, independencia respecto de las grandes firmas financieras y la apuesta por fondos de inversión de gestión pasiva (se limitan a replicar a índices). "Somos una plataforma que brinda acceso a un público masivo al mundo de la inversión de manera sencilla y barata", resume Giorgio Semenzato, director general de Finizens.

Ya sea por pereza, desconocimiento o por un sistema de comercialización dominado por los grandes bancos, lo cierto es que buena parte de los ahorros de los españoles están en productos muy conservadores que, en el mejor de los casos, no pierden dinero. En este entorno, Finizens ha creado una aplicación cuya meta es eliminar, mediante la tecnología, todas esas barreras para acceder a una inversión "inteligente". Para hacerse cliente hay que contestar 10 preguntas a través de su página web o de la aplicación para móviles. Con esas respuestas, los algoritmos desarrollados por esta fintech confeccionarán una cartera basada en la tolerancia al riesgo que se ha detectado en el cuestionario. Los productos que conformarán esta cartera están limitados a fondos índice o fondos cotizados (ETF, según sus siglas en inglés).

"Hay que olvidarse de tratar de ser más listo que el mercado. Intentar adivinar qué va a hacer el mercado es la mejor forma de equivocarse. Es muy difícil encontrar un gestor que de forma consistente bata al mercado. La historia demuestra que la gestión pasiva termina siendo más rentable", argumenta Semenzato.

La cartera que ofrece este selector automatizado estará compuesta principalmente por fondos de gestoras internacionales (dado el todavía escaso desarrollo de la gestión pasiva en España) que repliquen índices que se beneficien del crecimiento de la economía mundial. "El PIB global viene creciendo desde hace muchos años a un ritmo dos veces mayor que la inflación", según el director general de Finizens. Otra característica de este servicio es que, aunque apuesta por la diversificación para mitigar la volatilidad del mercado, establecerá límites al número de fondos que componen la cartera. "Está demostrado que si se supera un número de fondos, la diversificación no aporta tanto, mientras que sí aumentan los gastos". Cada trimestre, los algoritmos rebalancean las carteras de forma automática para ajustarlas a las condiciones del mercado, sin que el cliente tenga que hacer nada.

En la industria española de fondos de inversión es muy habitual una práctica conocida como las retrocesiones, es decir, que la gestora cede una parte de la comisión de gestión al comercializador del fondo. "Para nosotros eso es un cáncer porque implica un conflicto de interés, además del peor tipo: del que no se ve. Nosotros estamos en contra, no usamos retrocesiones y solo elegimos aquellos fondos que son los mejores para el cliente y no para nosotros". El modelo de negocio de Finizens solo se basa en lo que le cobran a los clientes. "En el plan de ahorro supone una comisión total de 87 puntos básicos al año, mientras que para el plan de pensiones es de 85 puntos", describe el director general.

Plan de crecimiento

En EE UU este tipo de plataformas empezaron a funcionar hace cinco años y en la actualidad ya se han popularizado entre el gran público. En España, el primer gestor automatizado de carteras arrancó hace año y medio, Finizens lleva operando desde el pasado mes de enero y en 2017 se han aprobado otras dos fintech de estas características. "Es bueno que crezca la oferta. Hay espacio para todas. Además, con la nueva regulación [Mifid II] los clientes van a saber cuánto y por qué les cobran las gestoras. Eso va a abrir los ojos a muchos ahorradores", según Semenzato. El plan de negocio de Finizens aspira a llegar a finales de 2020 a los 120.000 clientes activos.

En España, y más después de los últimos fiascos financieros, puede que haya gente a la que le cueste poner sus ahorros en manos de un robot. Sin embargo, desde Finizens recuerdan que han sido aprobados, y ahora son supervisados, por la Comisión Nacional del Mercado de Valores y por la Dirección General de Seguros. "Además, el dinero de los clientes nunca lo tocamos. Está depositado en los balances de dos entidades con las que hemos llegado a un acuerdo, como son Caser y Cecabank", concluye Semenzato.