Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento votará el decreto ley de los estibadores en plena huelga en los puertos

El Gobierno ha pedido anticipar al máximo el debate y la votación en el Congreso para la nueva norma

Pedro García Navarro presidente de Anesco, patronal de la estiba. atlas

El Gobierno ha pedido anticipar al máximo el debate y la votación en el Congreso del decreto ley que cambia el sector de la estiba, a pesar de estar muy lejos de asegurarse la convalidación por la mayoría de la Cámara. El Ejecutivo tiene hasta el 24 de marzo, pero ha comunicado al Congreso su deseo de que se debata y vote en el pleno del jueves 9 de marzo. Significa que, si no hay acuerdo entre patronal y sindicatos, se decidirá en plena huelga, ya que arranca el día 6 de marzo.

El Gobierno necesita mayoría simple para convalidar el decreto ley que rompe con el monopolio en la contratación de estibadores y adaptar la ley española a las exigencias comunitarias. Pero el PSOE insistió este martes en que no hay ninguna conversación con el Ejecutivo para buscar un acuerdo que permita sacar a delante la nueva norma. El PSOE es el único partido que por sí solo garantizaría esa convalidación. Incluso tiene dificultades el PP para lograr mayorías alternativas. De hecho, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió un acuerdo previo entre Gobierno y socialistas. "El Gobierno ha impulsado un decreto sin diálogo con el resto de grupos, pero si no hay mayoría parlamentaria no podrá salir adelante. Esperemos que se llegue a un acuerdo en el campo de la patronal y los sindicatos y que también el PP y el PSOE sean capaces de sentarse a una mesa para solucionar un tema que lleva años coleando", aseguró Rivera.

Reunión de sindicatos y patronal

Precisamente este martes los representantes de empresa y trabajadores de los puertos se reunieron de nuevo en Madrid. Una vez el decreto ley ha sido ya aprobado por el Gobierno, y a la espera del respaldo o no del resto de partidos, la negociación laboral es la única vía que les queda a los estibadores para tratar de sacar adelante sus reivindicaciones. Con el cambio normativo, las empresas podrán elegir libremente a sus trabajadores, sin pasar por el organismo actual al que es obligatorio acudir a contratar. Y los estibadores temen despidos y una precarización de sus salarios.

Tras la reunión, todo sigue igual. Las partes firmaron un acta de acuerdo con el que se comprometieron a abrir una negociación formal para mantener el empleo, mejorar la competitividad y buscar un acuerdo. Pero la convocatoria de nueve días de huelga de estibadores sigue en pie y comenzará el próximo lunes. Hay paros previstos los días 6, 8, 10, 13, 15, 17, 20, 22 y 24 de marzo.

La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), sindicato mayoritario de estibadores, señaló que si el acuerdo que se alcance no se recoge en el decreto ley, la convocatoria de nueve huelga se mantendrá. "Es nuestra única forma de decir que no estamos de acuerdo con el decreto", insistió Antolín Goya, líder sindical.

La clave: la subrogación

Este miércoles el mediador Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social, se reunirá por separado con las partes y concretará una nueva cita conjunta, en principio antes de terminar la semana y de que comiencen los paros en los puertos.

La negociación girará en los próximos días en torno a la subrogación de los empleados actuales, según han explicado patronal y sindicatos. “Es esencial saber si las empresas garantizan el empleo”, ha afirmado Goya. En principio, la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco) iba realizar el estudio sobre la necesidad de mano de obra puerto a puerto para la reunión de este martes, pero ha pedido más tiempo para concretar el número de estibadores que podrían mantener en plantilla. Mientras, APM Terminals aseguró este lunes que en el caso de sus operaciones en Algeciras no sobran estibadores, en referencia a una garantía total.

Peña ha concluido el encuentro satisfecho y ha asegurado que la negociación avanza, aunque no con la velocidad necesaria. “Vamos a negociar hasta que se arregle la situación, aunque es difícil conseguir un acuerdo antes del 6 de marzo [cuando comienza la huelga]”, ha dicho el mediador.

Más información