Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mercado ecológico mundial sigue al alza y mueve 76.642 millones de euros

España registra un crecimiento del 24,8% en el sector de la agricultura orgánica

Ganado pastando en una dehesa ecológica de la sierra norte de Sevilla.
Ganado pastando en una dehesa ecológica de la sierra norte de Sevilla.

Lo ecológico vende. El informe anual presentado esta semana en la feria Biofach de Nuremberg (Alemania), la principal muestra europea del sector, arroja cifras que lo avalan. El mercado mundial ha vendido el pasado ejercicio por valor de 76.642 millones de euros, un 7,5% más que el año anterior y cuatro veces más que a principios de siglo. España, Irlanda y Suecia han sido los países donde más ha crecido porcentualmente. En el caso español, el sector ha experimentado un aumento del 24,8%, aunque el gasto por persona más alto se registra en Suiza, con 262 euros anuales por habitante.

Un total de 2,4 millones de productores de 179 países conforman un sector que crece en los cinco continentes y acapara ya 50,9 millones de hectáreas. Aunque aún representan un 1% de la superficie agrícola mundial, los cultivos orgánicos mantienen un alza constante en los últimos años, según el informe presentado en Alemania.

A la cabeza de tierras ecológicas, con mucha diferencia sobre el resto de países, se encuentra Australia, que destina 22,7 millones de hectáreas, el 44% del total mundial. Le siguen Argentina (3,1 millones) y Estados Unidos (dos millones). Sin embargo, en términos relativos, son Liechtenstein (30%), Austria (23,3%) y Suecia (16,9%) los países que más parte de sus tierras dedican a los cultivos orgánicos.

El mayor número de productores no está sin embargo en los países con más hectáreas ecológicas. A este sector se dedican 585.200 empresas o agricultores en India, 203.602 en Etiopía y 200.039 en México.

Los cultivos orgánicos no se consumen ni se compran principalmente en los países con más agricultores ecológicos o donde más tierras se destinan a este sector. En gasto por persona, tras Suiza, se encuentran Dinamarca, con 191 euros por habitante y año, y Suecia, con 177 euros. La alta demanda danesa ha conseguido que el 8,4% de la comida que llega al mercado sea ya orgánica. En el principal mercado, el estadounidense, la fruta y verdura ecológica acapara ya el 10% de las ventas.

Solo en Estados Unidos coincide una gran superficie de cultivos orgánicos con una demanda interna proporcional. Este país norteamericano acapara el 47% del mercado global. El informe de Biofach destaca el esfuerzo realizado hasta ahora, durante el mandato de Barac Obama, para potenciar el sector. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos destinó 30 millones de dólares anuales a investigación y promoción de la agricultura ecológica. China, pese a las dimensiones de su mercado, se encuentra por detrás de Estados Unidos, Alemaia y Francia.

España, además de estar a la cabeza en el incremento del mercado, también se ha incorporado a la cabeza de países que más tierra han sumado al último balance. Esta clasificación la encabezan, tras Australia, que sigue creciendo a ritmos inigualables, Estados Unidos, India, España y Francia. Solo Suramérica ha perdido superficie ecológica en el último ejercicio.

Los productos que más venden los agricultores ecológicos españoles son cítricos (solo por detrás de Italia) y derivados del olivo, principalmente aceite.

La mayor debilidad de este sector sigue siendo un consumo irregular (solo el 11% de los usuarios se declara comprador de estos productos) por la falta de mercados regionales y locales. Las motivaciones para demandar productos ecológicos varía. Los franceses lo hacen por salud, los alemanes por conciencia medioambiental, los daneses por promover el bienestar animal y los norteamericanos por evitar los alimentos transgénicos.

Francisco Casero, presidente de la fundación española Savia, una entidad para la promoción del desarrollo rural y la agricultura ecológica, cree que "los datos demuestran que la apuesta que empezó en los años ochenta por este sector era acertada". Pero coincide con el informe en la necesidad de favorecer los mecanismos de venta directa para acercar los mercados a los consumidores. "El futuro o es verde o no será", concluye.

Más información