Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno retrasa la reforma de la estiba y los sindicatos anulan la huelga

El Ejecutivo, sin apoyos parlamentarios, da una semana más a los agentes sociales para negociar

Íñigo de la Serna, ministro de Fomento, este miércoles en el Congreso.
Íñigo de la Serna, ministro de Fomento, este miércoles en el Congreso. EFE

El Gobierno da marcha atrás y retrasa la reforma de la estiba. Hace solo 24 horas estaba previsto que el decreto ley fuese este viernes al Consejo de Ministros y los puertos españoles se paralizaran el próximo lunes por el primer día de huelga. Ahora, el Ministerio de Fomento ha retrasado la tramitación de la reforma, como ha anunciado en un comunicado. Para ello, ha puesto dos condiciones: que los sindicatos desconvoquen la huelga y que se abra, por enésima vez, la negociación con la patronal. La Coordinadora estatal de trabajadores del mar (CETM) ha aceptado la oferta e intentará que en la semana que da de plazo el Ejecutivo sirva para pactar las nuevas condiciones del sector con las empresas. "Nuestro interés es llegar a un acuerdo y lo vamos a intentar hasta el final", ha dicho el secretario general del sindicato, Antolín Goya. La Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco) hizo lo propio.

El cambio de rumbo ha estado provocado por la falta de apoyos parlamentarios del Partido Popular, que se ve solo en un escenario en el que el Congreso tumbaría el decreto en su tramitación posterior. El detonante ha sido la petición de aplazamiento de Ciudadanos y la confirmación de que no lo apoyarán, al igual que el PSOE, que han remarcado esta falta de apoyos del Ejecutivo. Unidos Podemos también había rechazado los cambios. Desde Fomento argumentan que ha sido un gesto de buena voluntad para dar una semana más a los agentes sociales, ya que para aprobarlo en el Consejo de Ministros no es necesario el apoyo de otras fuerzas. Además, añaden que la negociación entre los agentes sociales debe girar en torno a los acuerdos que se puedan incluir en el convenio colectivo, no en el decreto ley.

En la noche de este martes, los representantes de CETM se reunieron con Ciudadanos. En el encuentro, según ha relatado Albert Rivera, el sindicato aseguró que desconvocaría la huelga prevista para el 20, 22 y 24 de febrero si se abría un periodo de negociación. Y así ha sido. Desde el sindicato mayoritario del sector confían asimismo en que si se alcanza un acuerdo, el Gobierno pueda estudiar su inclusión en el decreto ley.

En la mañana de este miércoles, Rivera ha dicho en el Congreso que es bueno que las partes quieran negociar: "Pido al Gobierno que, si quiere que el real decreto ley salga adelante, no lo lleven este viernes al Consejo de Ministros y que den esta semana la oportunidad a sindicatos y patronal de reunirse y encontrar una solución pactada". 

Así, el Gobierno se ha visto solo, sin los apoyos parlamentarios que requiere la tramitación de un decreto ley cuando la reforma se lleve al Congreso, donde no tiene mayoría. Ciudadanos y PSOE reclaman que haya un acuerdo entre los agentes sociales. En las condiciones actuales, con un decreto ley que no está avalado por los sindicatos del sector, han dicho que no están dispuestos a convalidar el cambio. "Si quieren, tienen toda la posibilidad del mundo de sentarse hoy [este miércoles] a negociar hasta el fin de semana, desconvocar la huelga e introducir en la negociación colectiva esas reclamaciones", ha afirmado esta mañana, antes de confirmar que era posible retrasar el decreto, el ministro Íñigo de la Serna.

De esta forma, el decreto ley queda en suspenso hasta el 24 de febrero, según ha asegurado Fomento en un comunicado. Asimismo, el Ministerio de Empleo ha reiterado la oferta de mediar en la negociación. Por último, Fomento considera vital que la negociación se lleve a cabo en un clima de normalidad y no con jornadas de paro que puedan entorpecer la negociación. Con esto, según el Ministerio, se evitaría además un grave perjuicio para los puertos y la economía española.

Más información