Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inflación se dispara al 1,6% por el empuje del petróleo

El IPC aumenta en diciembre por encima de lo que subirán las pensiones y los salarios

Un hombre reposta en una gasolinera de Madrid. EFEArchivo
Un hombre reposta en una gasolinera de Madrid. EFE/Archivo EFE

La inflación subió en diciembre un 1,6% en tasa interanual empujada por el precio de los carburantes y los productos energéticos, nueve décimas más que en el mes precedente según los datos definitivos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Se trata de la cuarta tasa consecutiva en terreno positivo y su nivel más elevado desde julio de 2013, cuando se registró un aumento del 1,8%. La cifra supone una décima más que el 1,5% que avanzó inicialmente el INE y supera el 0,25% que se actualizarán las pensiones, el 1,06% de incremento de salarios pactado de media en los convenios y la revalorización esperada de los sueldos de los funcionarios, que en ningún caso sobrepasará el 1%. Aún así, el Ministerio de Economía insiste en que no se perderá capacidad adquisitiva porque la media de la inflación del año 2016 se ha situado en el -0,2%. 

Los precios en España son muy sensibles al petróleo. Más de la mitad de esta subida de nueve décimas se corresponde con el fuerte repunte del transporte, tirado a su vez por los carburantes. Los gastos en la vivienda representan una cuarta parte de este alza debido a la luz y el gas, muy susceptibles al crudo. Y el encarecimiento de los viajes organizados y las legumbres y hortalizas frescas también contribuye, aunque en menor medida.

La variación anual de la inflación alcanzó un 5,3% en julio de 2008 para un año después desplomarse hasta el -1,2%. Y desde ese punto tan bajo, fue poco a poco repuntando hasta el 3,8% que se anotó en abril de 2011. Desde entonces, experimentó un descenso muy pronunciado hasta entrar en terreno negativo en octubre de 2013. Y salvo un par de meses en 2015, siguió sin arrojar cifras positivas hasta hace cuatro meses.

En términos mensuales, el Índice de Precios de Consumo (IPC) aumentó en diciembre un 0,6% respecto al mes anterior. El Banco de España ya alertó en diciembre de que la tasa media de inflación puede superar este año el 2%, motivado por el encarecimiento del petróleo y el efecto estadístico de comparar con unos periodos en los que los precios fueron muy bajos por el hundimiento de la cotización del crudo. No obstante, la entidad señaló en su boletín que espera que este repunte de los próximos meses sea, "en principio, transitorio, desapareciendo a lo largo del año el impacto del efecto comparación". El barril Brent tocó suelo en enero de 2016, cuando cayó hasta los 27 dólares. En estos momentos, la cotización casi se ha duplicado y ronda los 56 dólares. 

En el fondo, esta subida representa una transferencia de rentas desde los consumidores españoles a los países productores de petróleo. Si bien el precio del crudo todavía se encuentra en una franja baja comparado con 2011 o 2012, el alza tendrá sin duda algún efecto sobre el consumo en España.

Pero la preocupación del organismo supervisor y del ala económica del Gobierno más bien consiste en que esas cifras se acaben plasmando en alzas salariales que no estén justificadas por aumentos de la productividad, lo que terminaría perjudicando la competitividad y, por tanto, el ritmo de creación de empleo.

Suben la luz y las hortalizas frescas      

Por rúbricas, tal y como recoge la agencia Efe, el transporte constituye el principal responsable del alza de la inflación, con un aumento anual del 4,7% frente a la caída que registró en 2015. Como explica el INE, este capítulo sube tres décimas en tasa anual respecto al mes anterior por los precios de los carburantes y los lubricantes.

Influyeron también mucho los gastos de la vivienda, que avanzan más de un punto respecto a noviembre y arrojan un alza anual del 0,8%. El INE achaca esta subida al mayor encarecimiento de la electricidad que el año anterior y al incremento de precios que se han anotado el gas y el gasóleo para calefacción, que en cambio disminuyeron en 2015.

El ocio y la cultura también impulsaron los precios hacia arriba, al acelerar su tasa de crecimiento en más de dos puntos hasta el 0,5%, consecuencia del mayor encarecimiento de los viajes organizados.

Los alimentos y bebidas no alcohólicas elevaron sus precios cuatro décimas más hasta el 0,8% por la apreciación de las legumbres y hortalizas frescas y el menor abaratamiento de las frutas frescas. Por el contrario, destaca la menor subida del pescado fresco.

La inflación subyacente (que recoge la evolución de los precios una vez eliminados los elementos más volátiles de la cesta de la compra, esto es, la energía y los alimentos frescos) se situó en el 1%, dos décimas por encima del mes anterior. Su distancia con el índice general se amplía a seis décimas, algo que no ocurría desde junio de 2014.

En tasa mensual, los precios engordaron un 0,6 % en diciembre, debido al alza del transporte por el encarecimiento de carburantes y lubricantes; del ocio y la cultura, por el viaje organizado; de la vivienda, por la electricidad, gasóleo para calefacción y gas; y de los alimentos frescos, por las legumbres, hortalizas y pescado fresco.

En sentido contrario, destaca la repercusión negativa que tuvo el vestido y el calzado, cuyos precios bajaron el 2,1%, gracias al inicio de las rebajas de la campaña de invierno.

Por regiones, la inflación aumentó en todas las Comunidades Autónomas. Las mayores variaciones respecto al mes anterior se dieron en Castilla-La Mancha (1,6%), La Rioja (1,5%) y Murcia (1,6%), todas con una subida de 1,1 puntos en sus tasas.

Por el contrario, Canarias registró el menor incremento, al colocarse la tasa de inflación en el 1,3%, sólo cinco décimas por encima del mes anterior.

El IPC Armonizado (IPCA), que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro, escaló el 1,4% interanual, nueve décimas más que el mes anterior. Por primera vez en 39 meses consecutivos, los precios suben más en España que en la eurozona. 

La variación anual del IPC a Impuestos Constantes (IPC-IC) ascendió al 1,6%, una variación igual a la registrada por el IPC general.