Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inversores del ladrillo no temen al ‘Brexit’ en la Costa del Sol

Las grúas empiezan a moverse en Marbella y Torremolinos gracias al capital británico, que impulsa villas de lujo, un macroproyecto inmobiliario y un enorme centro comercial

Una urbanización de Benalmádena (Málaga), ayer con ofertas de pisos
Una urbanización de Benalmádena (Málaga), ayer con ofertas de pisos

Los inversores inmobiliarios británicos han puesto la mirada sobre la Costa del Sol y los planes de Reino Unido de abandonar la UE no están frenando un abanico de nuevas propuestas vinculadas al ladrillo. Entre las grandes apuestas destaca la del fondo de inversión Round Hill Capital, con sede en Londres, que ha elegido la Costa del Sol para iniciar su expansión por España. El grupo de Michael Bickford ha abierto oficina en Madrid y busca posibles propiedades en la capital, Barcelona y la franja occidental del litoral malagueño, hasta Sotogrande. Su primera adquisición ha sido una bolsa de suelo de 50 hectáreas en Ojén, a escasos cinco minutos de Marbella, comprada a la Sareb (el banco malo) por 30 millones de euros para promover 600 apartamentos de lujo. Es el primer gran proyecto inmobiliario en la zona desde el inicio de la crisis.

La promoción Palo Alto, con una inversión total de 250 millones de euros, se plantea en 10 fases y arrancará con la construcción de 75 viviendas a principios de año. El Ayuntamiento de Ojén ha tramitado la licencia en menos de dos meses. ¿El Brexit no ha variado los planes? El director general de Round Hill Capital en España, Matías Villarroel, admite que Londres se planteó si empezar ahora el proyecto o esperar, pero se decantó por poner a funcionar ya las grúas porque el dinero es británico pero el producto no se dirige a compradores ingleses.

Round Hill Capital ya tiene vendida la mitad de la primera fase, sobre todo entre ciudadanos alemanes, belgas y nórdicos. A estos últimos se dirige principalmente el producto. El precio de los apartamentos oscila entre los 440.000 y los 950.000 euros.

Megacentro de ocio

La exclusiva promoción de Ojén, que tiene la firma del estudio de arquitectura Villarroel Torrico —creador del hotel Puente Romano de Marbella— no es el único gran proyecto de inversores del Reino Unido en la Costa del Sol. La cadena británica Intu va a construir en Torremolinos el mayor centro comercial y de ocio de Andalucía. Ya se han hecho las primeras mediciones de terreno. La obra, sobre una superficie de 200.000 metros cuadrados, tiene un plazo de ejecución aproximado de dos años y medio y no ha comenzado a levantarse porque está a la espera de que la Junta apruebe definitivamente el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio malagueño. Según fuentes municipales, se prevé para los primeros meses de 2017.

Las cifras de la iniciativa dan una idea de su magnitud. La inversión de la multinacional, propietaria del centro comercial Puerto Venecia de Zaragoza, rondará los 600 millones de euros, cantidad a la que hay que añadir otros 500 millones de euros que desembolsarán los operadores que se instalen en el complejo, que se espera que sean decenas. Fuentes cercanas al proyecto recuerdan que durante las obras se dará trabajo a cerca de 2.500 personas y, una vez que el negocio esté en servicio, el número de empleos se estima en cerca de 4.000 personas.

La segunda edición del Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión británica en España, elaborado por Analistas Financieros Internacionales (AFI) por encargo de la Cámara de Comercio Británica en España, concluye que ni el año en que el Gobierno ha estado en situación de interinidad ni la incertidumbre por el Brexit afectaron a los flujos de inversión directa británica en el país durante la primera mitad de 2016. El informe, presentado hace unas semanas, indica que el 64% de las empresas de Reino Unido presentes en España no piensa recortar sus negocios pese al nuevo escenario. Un 8% afirma que aumentará su presencia en este mercado (la Costa del Sol es probable que sea una de las zonas que cope este apartado, a tenor de los proyectos en marcha) y un 28% sí se plantea reducir sus inversiones españolas.

Reino Unido es el quinto país con mayor inversión extranjera directa en España, con algo más del 11% del total. A pesar de que ha sido un año complicado, el mensaje que lanza el embajador británico, Simon Manley, ante las negociaciones por el Brexit es "optimista" y confía en que las futuras reglas de juego con la Unión Europea protejan las relaciones comerciales.

Parcelas de 2.000 metros

Las grúas de viviendas empiezan a moverse tímidamente por toda la Costa del Sol tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y hay presencia británica. En Marbella, Pacific Investment promueve un complejo de villas de lujo en el que invertirá 25 millones de euros. Se dirige a compradores de alto poder adquisitivo. Solo se construirán cinco viviendas, en parcelas de 2.000 a 3.000 metros, y el precio de cada unidad rondará los siete millones de euros. El inicio de las obras está pendiente de la licencia de obras del Ayuntamiento.

El municipio vecino de Estepona es más ágil para la concesión de permisos (si la documentación está en regla, el plazo medio está en tres meses) y en 2016 ha dado luz verde a cuatro licencias para otros tantos proyectos residenciales que suman 198 viviendas, además de autorización para una veintena de unifamiliares. Una de las iniciativas más destacadas es la de la promotora Kronos Home, con sede en Londres, Luxemburgo y Madrid, con 70 apartamentos de lujo en la zona de Arroyo Vaquero. El grupo también ha adquirido suelo en otros puntos del litoral malagueño.