Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bancos caen en Bolsa tras la sentencia sobre cláusulas suelo

El Popular, ya inmerso en una grave crisis interna, se desploma casi un 6%

La sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que dictamina que los bancos tienen que devolver todo lo cobrado por las cláusulas suelo de la hipotecas, no solo lo ingresado desde que en 2013 el Supremo español las consideró abusivas, ha sido un varapalo para el sector que se ha visto reflejado en la cotización en Bolsa de la banca española. Todos los bancos presentes en el Ibex, salvo Bankinter, han cerrado la jornada con pérdidas. El mayor desplome ha sido el del Popular, que suma la sentencia a su ya delicada situación y cae un 5,8% y acumula este año una caída de más del 65%. El resto han perdido entre el 0,4% del Santander, al que no afecta el fallo de la justicia europea, y el 1,3% del Sabadell. Los bancos han tirado hacia abajo del Ibex, que ha perdido un 0,38%.

Nada más conocerse la sentencia, las caídas han sido abultadas entre los bancos, superiores al 10% en algún caso. No obstante, a medida que avanzaba la jornada, casi todos han podido mitigar el varapalo.

No ha sido el caso del Popular. Inmerso en una profunda crisis que ha llevado incluso al relevo de su cúpula directiva, es el más afectado por la sentencia. No será el que tenga que devolver más dinero a los clientes a los que impusiera en su día una cláusula suelo, pero, en proporción, la factura supondrá un fuerte varapalo a una entidad ya tambaleante. El Popular ya había provisionado unos 350 millones para hacer frente a las indemnizaciones, siempre y cuando se hubiera establecido mayo de 2013 como punto de partida. Como ahora la retroactividad es total, tendrá que añadir otros 330 millones, según cálculos facilitados a Europa Press. Así, el banco que dirigirá Emilio Saracho ha encajado la sentencia con un desplome en Bolsa superior al 10% (en el primer tramo de cotización) y, aunque ha podido moderar algo la caída, se deja casi un 6% que  convierte 2016 en su annus horribilis, en el que la cotización del banco acumula pérdidas superiores al 65%.

El Popular ha sido el único incapaz de levantar cabeza en la jornada. Así, el BBVA ha cerrado con una caída de apenas el 0,92%. La entidad que dirige Francisco González será, en términos absolutos, el más perjudicado por la sentencia con una factura estimada en 1.200 millones de euros. El Sabadell, otro de los afectados por la sentencia, se ha dejado un 1,3%. En su caso, aunque considera que no tendrá que devolver ninguna cantidad porque sus cláusulas suelo eran "transparentes", se estima que, en caso de que tuviera que hacer frente a la devolución de esas cantidades, la factura rondaría entre los 650 y 700 millones de euros.

En su caso, Bankia, que cifra en unos 101 millones el importe de sus cláusulas suelo anteriores a 2013, se ha dejado un 1,01%. CaixaBank, que podría tener que hacer frente a una factura de hasta 750 millones, ha caído un 0,81%.

El Santander, que no está afectado por la sentencia porque nunca impuso cláusulas suelo a sus clientes, se ve no osbtante arrastrado por la caída del sector y se deja un 0,44%. Bankinter, que tampoco usó este tipo de hipotecas, se desmarca del resto del sector y gana un 0,18%.

Mención aparte merece Liberbank, que cotiza en el mercado continuo. Las acciones de la entidad han caído hoy un 13,44%, toda vez que le espera una factura por las cláusulas abusivas anteriores a 2013 de hasta 129 millones.

Más información