Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Seguridad Social saca otros 936 millones de la hucha de las pensiones

Retira dinero del mermado fondo de reserva para liquidar el IRPF de la nómina de diciembre y la paga extra

Pensiones
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez EFE

La Seguridad Social sacó ayer otros 936 millones del Fondo de Reserva, la llamada hucha de las pensiones. Esta retirada se llevó a cabo para hacer frente a la liquidación del IRPF de las pagas de diciembre. En total, este año el Gobierno ha tomado 20.136 millones, la mayor cifra nunca extraída en un solo ejercicio desde que en el año 2000 se constituyó este colchón. El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, afirmó ayer que cuando se agote la hucha el déficit de las pensiones se financiará con deuda del Estado emitida por el Tesoro.

Los ingresos de la Seguridad Social no dan para costear las pagas extra. Por eso, cuando llega julio y diciembre el Gobierno retira recursos del Fondo de Reserva. En esta ocasión se trata de la cuarta vez que lo hace en un solo año. El 1 de julio se extrajeron 8.700 millones para financiar la extra de verano. El 20 de julio, otros 1.000 millones. El pasado 1 de diciembre, 9.500 millones para abonar la paga extra y parte de la nómina. Y ahora se toman otros 936 millones para desembolsar los impuestos de esos dos pagos de diciembre. En total, este año se han extraído 20.136 millones de euros, la mayor cifra nunca retirada y un 50% más que el año pasado.

“Con esta disposición, el Fondo de Reserva alcanza, a día de hoy, un valor de 15.020 millones de euros a precio de adquisición”, explica el Ministerio de Empleo. Eso significa que en 2017 la hucha ya no dará para cubrir el mismo nivel de déficit que este año, que podría acabar según cálculos de Comisiones Obreras en el entorno de los 18.500 millones. Prácticamente la misma cantidad que se gastará en 2016 solo en prestaciones de desempleo.

A pesar de la recuperación del mercado de trabajo, los ingresos por cotizaciones no logran restablecerse al mismo ritmo debido a unos sueldos más bajos, el coste de las tarifas planas a cargo de la Seguridad Social y el agotamiento de la prestación de desempleo por parte de muchos parados de larga duración a los que Empleo abonaba la cotización.

En consecuencia, la hucha ha quedado muy mermada. En 2011, momento cumbre de este colchón, acumulaba 66.815 millones. Pero las cantidades han ido descendiendo desde 2012. Ese año se contó con 63.008 millones. En 2013, 53.744 millones. Y en 2015 el fondo cerró con 34.221 millones tras coger 13.250 millones.

Desde su creación y hasta el 1 de diciembre de este año, el Fondo ha generado rendimientos netos que ascienden a 28.759 millones, de los que 2.664 millones se corresponden con 2016. Estas rentabilidades se generan gracias a los intereses de la deuda pública en la que está invertido el Fondo.

El Gobierno ya reconoce sin tapujos que el Fondo de Reserva está prácticamente esquilmado. El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, declaró ayer que cuando se acabe la hucha se recurrirá a las emisiones de deuda del Tesoro para financiar los desfases de la Seguridad Social. “El sistema de pensiones está garantizado con el total de los ingresos públicos”, afirmó en el Congreso durante la comisión de seguimiento de los Pactos de Toledo. “El Fondo de Reserva no es más que el superávit acumulado como deuda en manos del Estado. Cuando el Estado tira del Fondo, se queda sin esos títulos y aumenta su deuda neta. Es decir, da lo mismo financiar las pensiones con el Fondo o con deuda emitida por el Tesoro”, comentó Nadal.

Se suele pensar que el Fondo de Reserva es un dinero que se metió en una hucha y que se puede recuperar como si fuesen unos ahorros. Pero no funciona así: el dinero del Fondo se lo quedó el Estado como un activo en propiedad que redujo su deuda. Cuando el Estado retira dinero del Fondo para sufragar el déficit, simplemente pierde una parte de ese activo y, por lo tanto, sube la deuda neta del Estado, exactamente igual que cuando acude al mercado a financiarse. De hecho, el dinero está ya invertido en deuda española. A efectos de las cuentas presentadas en Bruselas, da igual que se acabe la hucha. A día de hoy, la deuda ya está aumentando con el desfase que existe entre ingresos y gastos. Hasta ahora se ha financiado con el Fondo de Reserva. Pero pronto se tendrá que financiar con emisiones del Tesoro. 

Báñez no subirá las pensiones más del 0,25%

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, se reunió ayer
con los agentes sociales para iniciar las conversaciones sobre la reforma de la Seguridad Social, unas negociaciones que irán en paralelo a
las del Pacto de Toledo.

En estos contactos, los sindicatos reclamaron un alza de las prestaciones mayor que el 0,25% previsto. Pero Báñez se negó. “No podemos contentarnos con tan poco cuando la inflación entra en terreno positivo”, declararon los líderes de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y José Álvarez. A corto plazo, los sindicatos piden más ingresos para el sistema eliminando topes a las cotizaciones máximas, traspasando el coste de la gestión al presupuesto del Estado y acabando con las tarifas planas.

Más información