Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gabriel Escarrer deja la dirección de Meliá a su hijo tras 60 años al frente

Gabriel Escarrer Jaume se convierte en el primer ejecutivo desde su puesto de vicepresidente

Gabriel Escarrer Jaume.
Gabriel Escarrer Jaume.

Gabriel Escarrer Jaume toma el relevo de su padre como primer ejecutivo de Meliá Hotels Internetional. La compañía hotelera ha comunicado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la renuncia voluntaria de Gabriel Escarrer Juliá a las facultades ejecutivas que venía ostentando hasta la fecha. El fundador de la empresa, de 86 años, se ha mantenido como su primer ejecutivo durante 60 años.

El hasta ahora presidente de Meliá Hotels International fundó la cadena en 1956. Comenzó con un hotel en Palma de Mallorca. Hoy su grupo gestiona 350 establecimientos en más de 40 países y es una empresa cotizada y forma parte del Ibex 35. Escarrer ha visto cambios enormes. En una conversación con este periódico en octubre de 2015, señaló que en las últimas décadas décadas ha visto nacer y desarrollarse la industria del turismo en España. “Pero si tuviera que priorizar, creo que Internet es lo que más en profundidad ha transformado a la industria turística española, y hoy sigue induciendo un cambio y una evolución constante”, señaló.

El fundador de Meliá continuará como presidente del Consejo de Administración y de la Junta General de Accionistas de la sociedad con el carácter de no ejecutivo, y calidad de consejero dominical, según ha comunicado la empresa. El acuerdo de relevo en la dirección del grupo hotelero se tomó por unanimidad en la sesión del Consejo de Administración de Meliá Hotels International celebrada este martes en Palma de Mallorca.

Su hijo Gabriel Escarrer Jaume se convierte así en primer ejecutivo del grupo desde su posición de vicepresidente y consejero delegado, que ocupa desde 1999. En los últimos años era ya la figura más visible el grupo, al que se incorporó en 1996. El ejecutivo, que se formó en Finanzas y en Dirección de Empresas en Estados Unidos y España (en la Wharton School y en ESADE), trabajó tres años en banca de inversión antes de incorporarse al grupo turístico familiar.

Escarrer padre, pese a llevar 60 años al frente del grupo, no ha dejado en los últimos años de defender la potencia de un negocio que supone entre un 10% y un 11% del PIB de España. El año pasado, en la entrevista con este medio, aprovechó  para recordar al Gobierno la importancia del sector. “Tengo que decir que, salvo honrosas excepciones, los políticos han tomado al turismo como una María, la asignatura en la que no había que esforzarse porque funcionaba sola y siempre obteníamos buenas notas... Y esto ha sido una pena porque los problemas actuales, aunque agravados por las limitaciones económicas y presupuestarias, provienen básicamente de la misma raíz: la falta de visión a largo plazo y la consiguiente ausencia de planificación y regulación atendiendo a su carácter estratégico”, señaló.