Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El petróleo sube un 20% desde el acuerdo de la OPEP

Rusia y Arabia Saudí logran que el pacto para elevar precios gane credibilidad

Extractoras de crudo
Extractoras de crudo EFE

El acuerdo de los países productores de petróleo de la OPEP ha conseguido que el precio del barril se haya encarecido en unos diez dólares en cuestión de doce días. O lo que es lo mismo: un alza del 20% hasta el entorno de los 56 dólares.

Los miembros de la OPEP suscribieron el pasado 30 de noviembre un pacto para reducir el suministro de crudo y elevar el precio del barril. Sin embargo, el compromiso arrojaba algunas dudas sobre si de verdad serían capaces de recortar 1,2 millones de barriles al día como prometieron. Por una parte, acechaba la incógnita sobre si los países miembros cumplirían con lo pactado, máxime cuando no existe un mecanismo que asegure la puesta en práctica. Por otra, los productores de esquisto de Estados Unidos, popularmente conocido como fracking, podrían reaccionar aumentando su producción ante el alza de precios.

Sin embargo, Rusia y Arabia Saudí han dejado a un lado las diferencias sobre la guerra de Siria para hacer frente a sus respectivas urgencias económicas. Los dos sufren serios agujeros en sus arcas públicas. Y juntos aglutinan una cuarta parte de la producción mundial. El acuerdo de la OPEP reducirá la producción un 4% a partir de enero, pero ha conseguido que los precios se eleven en torno a un 20%. Es decir, la rentabilidad ha engordado un 16% simplemente a fuerza de anuncios.

El petróleo sube un 20% desde el acuerdo de la OPEP

El ardid parece surtir efecto. Así que los países productores están dando más pasos para reforzar esta estrategia. Este sábado, los países no miembros de la OPEP encabezados por Rusia se sumaron al acuerdo prometiendo el recorte de otros cerca de 600.000 barriles al día, de los que la mitad lo asumirán los rusos. Además, el mismísimo presidente ruso, Vladimir Putin, se involucró personalmente en las negociaciones, lo que brinda todavía más credibilidad a la posibilidad de que empresas como Lukoil o Rosfnet disminuyan su producción. Entre países OPEP y no OPEP, el acuerdo engloba al 60% de la producción de petróleo mundial.

A continuación, este mismo sábado, el ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid Al-Falih, anunció que recortaría el suministro de crudo incluso algo más de lo comprometido. El juego de declaraciones parece salir muy rentable. Y eso se ha traducido en que la cotización se disparase este lunes más de un 3% hasta los 56 dólares. Por un momento, incluso superó la cota de los 57 dólares.

Según los analistas consultados, el acuerdo ha establecido un rango de precios entre los 55 y los 65 dólares el barril. En todo caso, la señal enviada al mercado se resume en que no habrá ningún incremento de la producción. Y eso asegura un alza de precios. Si logran realmente aplicar el recorte, entonces el precio puede avanzar incluso por encima de los 60 dólares. Con una salvedad: Goldman Sachs calcula que a esos precios los productores de esquisto de EE UU volverían a bombear reduciendo la cotización hasta los 55 dólares a medio plazo.