Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Draghi apoya el estímulo fiscal que propone la Comisión

El presidente del BCE defiende que la política fiscal debe apoyar la recuperación

El presidente del BCE, Mario Draghi, durante el debate celebrado este lunes en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo.
El presidente del BCE, Mario Draghi, durante el debate celebrado este lunes en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo. REUTERS

La frágil recuperación europea depende de las medidas extraordinarias del BCE. El Eurobanco hará todo cuanto esté en su mano por elevar la inflación. Y da la bienvenida al estímulo fiscal que propone la Comisión Europea: el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, aseguró este lunes en Estrasburgo, ante el pleno del Parlamento Europeo, que el continente necesita “reformas para elevar sustancialmente la productividad”, y se metió de lleno en el debate sobre el cambio en la política económica para apuntalar el crecimiento. “Las medidas extraordinarias del BCE aún son necesarias”, dijo, “pero la política fiscal debería apoyar la recuperación, respetando las reglas fiscales”.

Bruselas propuso la semana pasada un estímulo fiscal de medio punto de PIB —unos 50.000 millones— allá donde haya margen para acometer inversiones, básicamente en Alemania. Berlín ha salido ya con su habitual negativa a cualquier cosa que suene a expansión fiscal, aunque sea tímida. El jefe del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, tampoco está a favor, e incluso el español Luis de Guindos se ha alineado con la posición alemana en una entrevista al Financial Times. A pesar de ese escepticismo, Draghi llevaba meses lanzando ese mensaje. Y lo reforzó en la Eurocámara.

El BCE estima que los riesgos no han hecho más que aumentar en 2016, con el Brexit y el desafío que supone la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. “Europa necesita una respuesta cohesionada ante esos riesgos”, dijo Draghi. El italiano no quiso evaluar el impacto de la victoria de Trump, pero lo asoció a un incremento de la incertidumbre. “Como en el caso del Brexit, la respuesta de los mercados fue intensa al principio pero se ha compensado más adelante. Hay que esperar”, advirtió.

Habrá que esperar también a su decisión sobre el QE europeo, el citado programa de adquisición de activos. Draghi escondió sus cartas: “El BCE está listo para usar todos los instrumentos”, dijo, antes de reiterar que ese plan ha funcionado, pese a las dudas expresadas por los europarlamentarios sobre su efectividad o su impacto sobre las desigualdades.

Más información