Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 5G desplazará a los canales de televisión de sus frecuencias en 2022

Los hogares deberán resintonizar sus televisores tras la decisión de la UE de asignar la banda de la TV digital al nuevo Internet móvil

El 5G permitirá la conducción automática y el Internet de las Cosas.
El 5G permitirá la conducción automática y el Internet de las Cosas.

El 5G, la nueva generación de telefonía móvil, desplazará de sus frecuencias actuales a los canales de televisión digital en 2022, lo que obligará a los hogares españoles a volver a resintonizar sus televisores. La Comisión de Industria del Parlamento Europeo ha dado luz verde al calendario para el despliegue en toda la UE de la banda ancha móvil ultrarrápida en la banda de los 700 megahercios (MHz), ocupada actualmente por la televisión digital terrestre.

La Eurocámara ha aprobado esta semana la propuesta de la Comisión, que había levantado algunas reticencias entre asociaciones ciudadanas y empresas de medios, porque considera necesario habilitar esta banda para la quinta generación de telefonía móvil indispensable para dotar a la red de una conectividad más rápida que permita servicios como la conducción asistida o automática y la conexión de miles de dispositivos en hogares y lugares de trabajo, la llamada Internet de las cosas (IoT).

El 5G es entre 10 y 100 veces más veloz que la actual 4G –ya se han conseguido de forma experimental velocidades de 10 gigabits por segundo- lo que no solo permitirá descargas masivas de datos en segundos sino disminuir a microsegundos la latencia, es decir el tiempo de respuesta del dispositivo desde que se envía la señal, fundamental para aplicaciones como la sanidad a distancia o los coches autodirigidos.

La UE quiere acelerar la conducción automática y el Internet de las cosas

La banda de 700 MHz (694-790 MHz) puede penetrar en los edificios y paredes con facilidad y cubrir áreas geográficas más grandes con menos infraestructura que las frecuencias en las bandas superiores.

Los Estados miembros de la UE deberán reasignar la banda de 700 MHz a los servicios inalámbricos de banda ancha del 30 de junio de 2020, pero la norma les permite retrasar hasta transfronterizos con los países vecinos no comunitarios o por conflictos en la reasignación del espectro de los servicios de radiodifusión.

El Gobierno español estaba, en principio a favor de esta reasignación, pero el hecho de que estuviera en funciones, y la dimisión anticipada del ministro de Industria, José Manuel Soria, que tiene las competencias en la materia, dejó este asunto pendiente para el nuevo Ejecutivo. Se trata de una negociación difícil porque las cadenas de televisión se muestran muy reacias a abandonar sus frecuencias frente a las operadoras de telecomunicaciones que reclaman esas frecuencias y, a diferencia de las televisiones, pagan fuertes cantidades por ellas. Por eso, en fuentes del sector se da por hecho, de que el nuevo Gobierno agotará los plazos y se acogerá a la prórroga de dos años, hasta 2022, que ofrece la legislación comunitaria.

Anterior resintonización

La última reubicación de frecuencias se inició en el último trimestre de 2014 y culminó el 31 de marzo de 2015, tras la liberación de la banda de 800 MHz donde operaban los canales de la TDT en favor de las operadoras de móvil que las precisaban para los servicios 4G.

"Europa necesita garantizar suficiente espectro se asigna a la banda ancha móvil con el fin de hacer frente a las necesidades de tráfico de datos futuras", dijo Lise Fuhr, Director General de La asociación de grandes operadores europeos (ETNO), entre las que se encuentran las compañías españolas Telefónica, Vodafone y Orange, ha indicado que “la amplia y rápida disponibilidad de la banda en toda Europa es necesaria para fomentar el despliegue 4G y garantizar que Europa es líder en el desarrollo de 5G”

Las operadoras piden también que a la hora de asignar la parte inferior de la banda (sub-700 MHz, de 470 a 700 Mhz), los Estados miembros “conserven la flexibilidad para asignarlo a la banda ancha móvil de una manera tecnológicamente neutra” con el fin de potenciar la digitalización de la sociedad europea.

"Europa necesita garantizar suficiente espectro se asigna a la banda ancha móvil con el fin de hacer frente a las necesidades de tráfico de datos futuras", dijo Lise Fuhr, director general de ETNO