Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los accionistas exigen 8.200 millones a Volkswagen por el fraude de las emisiones

La compañía se enfrenta a 1.400 reclamaciones de compensación en la Justicia alemana

Logo de Volkswagen y su eslogan en la Feria del Automóvil en Fráncfort.
Logo de Volkswagen y su eslogan en la Feria del Automóvil en Fráncfort. EFE

Un año después de que estallara el escándalo de las emisiones contaminantes, Volkswagen continúa enfrentándose a los efectos de la crisis. El gigante automovilístico se enfrenta a 1.400 casos legales de accionistas que reclaman un total de 8.200 millones de euros en compensaciones. Le acusan de haber informado demasiado tarde de los problemas que arrastraba la compañía, que había trucado 11 millones de motores diésel para que registraran unos niveles de emisiones de gases inferiores a los permitidos. Este retraso causó un perjuicio económico a los titulares de unas acciones que, tras conocerse el escándalo en septiembre del año pasado, perdieron un 40% de su valor en solo dos días.

Los inversores que ahora reclaman una indemnización son principalmente privados, según anunció el miércoles en un comunicado la Audiencia Provincial de Braunschweig, al norte de Alemania. Pero en el proceso también se han personado grandes accionistas institucionales, el Gobierno de Estados Unidos –que reclama 30 millones de euros- o los Estados federados alemanes de Hessen –que pide cuatro millones-, Baden-Württemberg -1,1 millones- o Baviera -700.000 euros-.

Blackrock, la mayor gestora de fondos del mundo, ya había anunciado la semana pasada que se personaría en esta causa. Ya lo habían hecho fondos tan importantes como el que Noruega destina para sus ingresos del petróleo, los fondos de pensiones de los profesores de California o de Manchester.

En los últimos 12 meses, la empresa se ha visto obligada a reemplazar a su presidente, ha perdido más de 25.000 millones de su valor en Bolsa y ha registrado las mayores pérdidas de su historia. Para hacer frente al diéselgate, Volkswagen destinó provisiones por valor de 18.000 millones de euros y se ha comprometido a pagar 15.000 millones de indemnizaciones en Estados Unidos. Los analistas estiman que la factura final del escándalo podrá superar los 30.000 millones.

La Audiencia de Braunschweig –ciudad cercana a Wolfsburgo, donde Volkswagen tiene su sede- ha anunciado que tardará cuatro semanas en registrar todas las demandas, después de que haya tenido que aumentar su personal y sus oficinas para hacerse cargo de un proceso tan gigantesco. “Los 1.400 casos equivalen al 50% de los que recibe al juzgado de Braunschweig de los civil”, añade el comunicado.

Más información