Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 31 de agosto, el día que se destruyó más empleo en España

En una sola jornada el mercado laboral español suprimió 236.687 ocupados en términos netos

Un cartel de cursos de verano de idiomas.

31 de agosto de 2016. Tomen nota de esta fecha porque se trata del día en el que más empleo se destruyó en la historia reciente de España. En una sola jornada se eliminaron 236.687 ocupados en términos netos. Es decir, la diferencia entre las altas y las bajas fue la más elevada jamás conocida. Hay que aclarar que estas cifras no representan necesariamente despidos, sino finalizaciones de contrato: muchas veces simplemente son bajas que en la siguiente jornada retoman su trabajo con un nuevo contrato. En parte, es la respuesta de las empresas a un tirón inusitado del turismo. Pero por otra parte también constituye un claro síntoma del abuso de la temporalidad.

Fechas con los mayores descensos del número de ocupados en un día.

Según los datos de afiliación a la Seguridad Social publicados ayer por el Ministerio de Empleo, esos 236.000 afiliados perdidos el 31 de agosto son el resultado de que en ese día se registrasen 45.611 altas frente a 282.298 bajas. Únicamente dos fechas se acercan a semejante intensidad en la destrucción de empleo: el 30 de junio de 2016, con 211.792 afiliados perdidos, y el 30 de junio de 2011, con 200.709 cotizantes menos.

El mes de agosto siempre arroja caídas de ocupados porque muchos sectores interrumpen su actividad y pierde fuelle la contratación estival que impulsa la temporada alta de turismo. Algunas industrias, la construcción o la agricultura detienen su actividad en agosto. Y eso se ha traducido en que la afiliación media pierda 144.997 ocupados y descienda hasta los 17,699 millones. Por más que la pérdida de afiliación sea habitual en este mes, este año la caída supone la mayor experimentada en un agosto desde 2008, cuando arranca la serie que elabora Empleo.

Sin embargo, el turismo podría explicar buena parte de este comportamiento, tal y como recoge en una nota el director de estudios de Bankia, José Ramón Díez Guijarro: “Hay que tener en cuenta que la destrucción de empleo en agosto suele ser proporcional al aumento contabilizado en los meses estivales previos: así, en los años expansivos de la primera parte de la década del 2000 la caída de afiliados en agosto fue muy superior a la que se anotó en los años de crisis. En 2016, el aumento de la afiliación en junio y julio ha ascendido a 183.152, mientras que en 2015 fue de 93.878, lo que podría explicar que la caída del empleo en agosto de 2016 supere la de agosto de 2015”.

De hecho, en agosto pasado se suscribieron 1,45 millones de contratos, una cifra récord en ese mes. Y en ratios anuales la contratación ha aumentado un 16%. Ello se debe en buena medida a que el turismo está tirando del empleo para responder a una demanda disparada aunque estacional. Una vez se agota la campaña turística, el último día de agosto se liquidan los contratos. Sin embargo, en la media del mes el sector en cambio ha creado empleo. Si se examina la media del mes por sectores, la hostelería y las sustituciones sanitarias han generado puestos de trabajo. Pero no los suficientes como para compensar los descensos del resto de sectores, sobre todo en educación, industria manufacturera y construcción.

Aun así, en términos anuales la creación de empleo se sigue mostrando robusta al avanzar un 3,02%, unas tasas similares a las del incremento del PIB y que implican que buena parte del crecimiento económico se está destinando a la contratación de personal. No obstante, se aprecia una cierta desaceleración respecto al 3,19% de aumento que se anotó en agosto de 2015. Mientras que en agosto del año pasado se crearon 531.378 puestos de trabajo en términos interanuales, este agosto la cifra ha disminuido ligeramente hasta los 519.096 afiliados.

“Los registros del mercado de trabajo mostraron en agosto una evolución algo peor que la esperada. Descontada la estacionalidad, las estimaciones de BBVA Research indican que la afiliación aumentó en 15.000 personas mientras que el desempleo se redujo en 34.000. Ambas cifras suponen una desaceleración, al menos puntual, respecto a las registradas hasta el mes anterior”, afirman Juan Ramón García y Camilo Andrés Ulloa en un informe de BBVA.

Según los expertos consultados, los próximos meses se antojan muy relevantes, pues se podrá comprobar si de verdad hay una ralentización en la creación de empleo. La pérdida de 359.042 afiliados entre el 31 de julio y el 31 de agosto conlleva que se parta desde una base algo más baja.