Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las firmas de telecomunicaciones exigen una norma “justa y para todos” en Internet

Las operadoras se muestran favorables al reglamento de la UE que impone controles de la red en casos excepcionales

La aplicación Twitter, abierta en la pantalla de un móvil.
La aplicación Twitter, abierta en la pantalla de un móvil. AP

Las operadoras de telecomunicaciones apuestan por una legislación “justa y simétrica” en materia de Internet que regule también a los gigantes de Internet como Google o Facebook. En este sentido, defienden las excepciones que el reglamento de la Unión Europea va a establecer al principio general de neutralidad de la red que impide bloquear o discriminar los contenidos que viajen por su red, salvo por orden judicial, para garantizar la seguridad, o cuando consideren que hay peligro de congestión de sus redes.

Las compañías de telecomunicaciones se han mostrado cautas sobre el reglamento que se hará público este martes en Bruselas y que regula la llamada neutralidad en Internet. A la espera de esa comparecencia, mantienen su postura tradicional de que no se pueden crear una normativa sobre Internet al margen del resto de las regulaciones y en la que se eliminen cualquier tipo de control.

“A nadie se le ocurriría poner en cuestión que existan normas que regulen el tráfico por las carreteras o las autopistas. O agentes que vigilen que las mercancías que se transportan por ellas son legales ¿Por qué Internet tiene que ser distinto?”, señalan en fuentes de las operadoras nacionales.

Los máximos responsables de Telefónica, Vodafone y Orange han sido especialmente beligerantes con la normativa europea, al entender que es asimétrica, ya que somete a normas y controles estrictos a los operadores de red mientras que deja que los gigantes de Internet -los llamadas over the top (OTT) como Google, Facebook o Amazon- vivan al margen de cualquier normativa, saltándose las normas de privacidad y asegurando situaciones de dominio en sus mercados, inadmisibles en cualquier otro sector.

"El invento de la neutralidad"

El más destacado en esas críticas fue el expresidente de Telefónica, César Alierta, que en varias ocasiones ha denunciado que “los que se han inventado lo de la neutralidad en la red son los que no tienen ninguna neutralidad porque no respetan ni la privacidad ni la seguridad de sus usuarios, y se saben la vida de todos nosotros”.

También el presidente mundial de Vodafone, Vittorio Colao, ha exigido en muchas intervenciones que Bruselas debe acabar con los “monopolios en Internet”. Por ejemplo, Google posee más del 90% del mercado de las búsquedas y más del 80% de los móviles funcionan gracias al sistema operativo Android, diseñado por la multinacional estadounidense.

Las operadoras europeas han seguido esa línea mucho más crítica que sus homólogas estadounidenses porque entienden que la ausencia de normativa en el territorio web beneficia a los mayores grupos de Internet, casi todos norteamericanas, y entre los que no se encuentra ninguno europeo. Además, critican que empresas como Google o Facebook que ocupan con sus contenidos las redes de los operadores apenas invierten en infraestructuras ni dan empleo, con el agravante de su tendencia a eludir el pago de impuestos radicando su actividad en paraísos fiscales.

Del otro lado, algunas compañías de contenidos como Netflix han criticado veladamente a las operadoras por servir sus contenidos con una calidad menor a la deseada, aunque no se han atrevido, al menos en público, a acusarlas directamente de discriminar sus contenidos para privilegiar los propios.