Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yahoo! reconoce que prepara el cierre de su sede en España

La firma de Internet ha reducido a una decena sus empleados y su facturación cayó un 60% en 2015

Una persona observa la página de inicio de Yahoo!.
Una persona observa la página de inicio de Yahoo!. EFE

Yahoo! ha reconocido que prepara el fin de su actividad en España, con el cierre de su oficina en Madrid y el despido de todos sus empleados. Así lo ha certificado el portal de Internet en sus últimas cuentas anuales correspondientes a 2015 y depositadas en el Registro Mercantil a finales de junio pasado.

La firma justifica este cierre en la decisión adoptada por el grupo el pasado 2 de febrero de 2016 de reducir a escala mundial el 15% de su plantilla y el cierre de varias oficinas alrededor del mundo incluyendo la de Madrid. “Por dicha razón, aunque se espera una decisión definitiva sobre el futuro de la sociedad, la actividad en todo caso se verá reducida a casi cero en 2016”, indica la memoria que acompaña a las cuentas.

Yahoo! Iberia señala que ha llevado a cabo varias medidas para cumplir con dicha determinación como el despido de casi todos los empleados de la sociedad “dejando el equipo mínimo en España para concluir los asuntos de la firma” los próximos meses, la negociación y el acuerdo para la finalización anticipada del contrato de arrendamiento de las oficinas y otros pasos relacionados con la disminución de la actividad en España.  Todas estas medidas han supuesto un coste de 1,6 millones de euros aproximadamente.

En efecto, en las cuentas se refleja una disminución drástica de la plantilla en 2015, que pasa de 99 a 11 empleados, la mayoría técnicos. Entre las bajas, se encuentra la de su máximo responsable, Rafael Amieva , que fue despedido en abril de 2015, apenas un año después de tomar posesión de su cargo, siendo sustituido por Mariana Monreal. Las retribuciones percibidas por la alta dirección ascendieron a 606.000 euros, incluyendo la indemnización de Amieva. 

Una portavoz de la compañía señaló a EL PAÍS que la oficina de Yahoo! en Madrid cerró  en marzo pasado. La compañía llegó a un acuerdo con Atresmedia para que le gestionara la publicidad en España, y eligió un equipo de redactores que trabaja en Londres para llenar la página web. 

En realidad, el desmantelamiento de Yahoo! en España se decidió en 2014, en la anterior gran reestructuración del grupo, como prueba que se provisionaran en las cuentas de ese ejercicio 7,1 millones de euros para las indemnizaciones por despido, frente a los 1,3 millones consignados en las cuentas de 2015 para el mismo capítulo.

Verizon anunció la pasada semana la adquisición de Yahoo! por 4.830 millones de dólares (el equivalente a 4.396 millones de euros). Aunque las cuentas están registradas a finales de junio, antes de esta operación, se estima que la decisión del cierre en España es irreversible.

La situación financiera de la compañía llegó a ser crítica debido a que los costes de reestructuración motivaron que cerrara el ejercicio con un patrimonio negativo por valor de 706.000 euros. Para evitar la disolución, al estar el patrimonio por debajo de la mitad del capital social de la sociedad, el grupo ha tenido que inyectar 2,5 millones de euros en 2015. También ha puesto a disposición de la filial una línea de crédito de 100 millones de dólares.

Caída de la facturación

La decisión de abandonar su actividad en España se ha dejado sentir en la facturación de Yahoo! Iberia que ha caído un 60% hasta los 7,1 millones de euros en 2015. La filial dejó de facturar publicidad en ese ejercicio y todos sus ingresos provinieron de su actividad de I+D y de ventas de marketing. Consecuentemente, las pérdidas se redijeron desde los 4,3 millones que registró en 2014 a los 178.000 euros que perdió en 2015.

Yahoo! Iberia, fundada en España en 1999, trasladó desde el 1 de abril de 2014 toda su actividad comercial a Yahoo! Emea, una sociedad radicada en Dublín, dentro de la estrategia de las tecnológicas norteamericanas de beneficiarse de las ventajas fiscales y el menor pago de impuestos sobre beneficios que aplica Irlanda.