Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empleos para los que saben de ecología

Los cambios normativos y culturales obligan a las empresas a buscar expertos medioambientales

El perfil medioambiental de los candidatos es un factor en alza para los departamentos de RR HH
El perfil medioambiental de los candidatos es un factor en alza para los departamentos de RR HH Getty

Jugarse la vida en una lancha fueraborda persiguiendo a un petrolero que vierte residuos al mar o montar en cooperativa una granja de productos ecológicos no son, desde hace tiempo, las únicas maneras de dedicarse profesionalmente a la protección del medioambiente. Hoy también es posible salvaguardar la salud del planeta vistiendo una toga de abogado o vendiendo y comprando valores desde un despacho en Wall Street. Y es que el esfuerzo de organismos como Naciones Unidas o de ONG como Greenpeace para poner coto a problemas como el calentamiento global o la sobreexplotación de los recursos naturales ha logrado introducir la cuestión medioambiental en la agenda de quienes dictan las leyes y rigen los mercados. Como resultado, se ha abierto un interesante nicho de empleo en este campo.

Según datos de la Unión Europea, en los últimos años el empleo en los sectores de las tecnologías y servicios medioambientales ha crecido alrededor de un 3% anual en el continente. Acuerdos como el Tratado de París contra el Cambio Climático, suscrito en diciembre del año pasado por 170 países —por el cual los gobiernos de estas naciones se comprometían a tomar medidas para impedir que la temperatura global del planeta aumente más de 2 ºC— están impulsando la contratación de especialistas medioambientales. Y es que detrás de estos mediáticos acuerdos llegan las leyes que los articulan a nivel internacional y local. "Son muchas las regulaciones ambientales que exigen personal especializado para su aplicación", explica Blanca Lozano, abogada en Gómez-Acebo & Pombo y directora del Máster en Derecho Ambiental de la UDIMA. Además, las empresas también necesitan recurrir a expertos cuando han de pasar una auditoría energética o quieren obtener una acreditación ambiental. En el terreno jurídico, argumenta la profesora Lozano, "cada vez son mayores las necesidades de profesionales del Derecho ambiental, dada la complejidad de la normativa que regula este sector y su alto nivel de litigiosidad".

Profesionales comprometidos

¿Cómo sería el perfil ideal para trabajar en medio ambiente? Nervis Villalobos, director Técnico y de Operaciones de Enersia Technology & Innovation, lo define como una mezcla entre compromiso y capacitación técnica. "Los expertos en medio ambiente suelen ser grandes entusiastas de su profesión. Pero también necesitan ser muy analíticos y no dejarse llevar por la pasión fácilmente. En su día a día tienen que manejar distintas soluciones, que tendrán que valorar de forma muy precisa para elegir la más adecuada. Y esto exige rigor y cabeza fría".

Por su parte, Agustín Valentín Gamazo-Villar afirma que trabajar en medioambiente "es lo más cuerdo que podríamos hacer porque es hacerlo por un futuro mejor para nuestros hijos". El socio director de Enviroo piensa que el cambio de tendencia en favor de la sostenibilidad "es imparable". Y añade: "El reto es concienciar a personas que no van a ver los beneficios de su trabajo en su generación".

¿Quiere decir esto que las empresas están empezando a concienciarse acerca de la importancia de actuar de modo sostenible con el medioambiente? "No demasiado", responde Mario Rodríguez, director de Greenpeace España. "El único avance que ha calado es el desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa, que a menudo es interpretado por las empresas como una manera de mejorar, y a veces limpiar, su imagen", denuncia. En cambio, el miedo a las multas millonarias sí está ayudando a ese cambio de posición.

"La cuestión medioambiental se ha convertido en estratégica para las empresas desde el momento en que el incumplimiento de los compromisos de reducir las emisiones de CO2 conlleva penalizaciones que incluso pueden afectar a su solvencia", comenta Pablo Cousteau, director de Programas Especializados de IEB (Instituto de Estudios Bursátiles). Esta escuela de negocios lanzará en otoño un nuevo Máster de Finanzas para la Sostenibilidad y el Cambio Climático. Unos conceptos que, para Cousteau, están en línea. "Los bancos, las entidades multilaterales o los fondos son clave para financiar la transformación de empresas y economías hacia un entorno sostenible. También los mercados de capitales, a través de los bonos verdes, cuyos fondos solo pueden ser utilizados en proyectos que cumplen ciertos requisitos de sostenibilidad".

Auge energético

Las grandes empresas energéticas no son ajenas a este auge del empleo verde. Iberdrola lleva el debate medioambiental a sus procesos de selección. "Nuestra preferencia es incorporar a personas concienciadas con el cambio climático, con valores medioambientales e interés por las energías renovables", asegura Ramón Castresana, su director de Recursos Humanos. Aunque no se trata solo de una cuestión de encaje con la filosofía corporativa. "Sequías, variaciones ostensibles de temperatura, tornados o turbulencias eólicas son fenómenos que afectan a elementos que se utilizan en la generación o distribución de electricidad", señala. Hay una necesidad técnica que obliga a que los profesionales "conozcan estos efectos y las medidas a aplicar para mantener el servicio que prestamos", añade.

La Unión Europea estima que las energías renovables crearán 400.000 puestos de trabajo hasta 2020. Ahorro, eficiencia y limpieza son los grandes activos de un sector que durante varios años experimento un gran desarrollo en España. Sin embargo, recuerda Sergio de Otto, patrono de la Fundación Renovables, que a partir de 2009 las cosas cambiaron. "El frenazo al desarrollo de las renovables exigido por las grandes compañías eléctricas y aplicado por los gobiernos de Zapatero y Rajoy ha hecho que hayamos perdido el liderazgo de un sector de gran futuro". No obstante, los profesionales españoles siguen teniendo buen cartel fuera. "Ingenieros, financieros y especialistas en I+D+i son demandados en otros países, donde los españoles están aportando la experiencia que adquirimos aquí", remarca.

Pero hacer las maletas no es, ni mucho menos, el único camino para estos trabajadores. Greenpeace calcula que en España hay cerca de 500.000 'empleos verdes', si bien "podrían crearse al menos otros 370.000 o puede que más si se produjera "un cambio en el modelo productivo en el que tengan más peso los sectores de la economía verde", lamenta su director Mario Rodríguez. El portal de empleo especializado en empleo verde Enviroo ha publicado 665 ofertas de empleo relacionadas con medioambiente en el primer semestre de 2016. Aunque, puntualiza su socio director Agustín Valentín Gamazo-Villar, "si tenemos en cuenta que el 80% de las ofertas no llegan a Internet, podríamos estimar que se han generado en España más de 3.000 empleos medioambientales".

Riesgos laborales, calidad y consultoría medioambiental, energía eólica, energía fotovoltaica, residuos y aguas son las especialidades con mayor demanda. En todo caso, Gamazo-Villar cree que será necesario un reciclaje. "Muchas de las ocupaciones tradicionales del sector están saturadas, pero surgen otras nuevas. La economía circular, para conseguir generar menos residuos o reutilizar los que se produzcan; la economía colaborativa, para hacer un uso más eficiente de los recursos, o las ciudades inteligentes y sostenibles son campos en los que hay oportunidades para crecer".