Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFORME DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ANÁLISIS DE VALOR

La subida del precio de la vivienda pierde fuerza: pasará del 5% al 2%

El sector de la tasación no percibe una recuperación en la construcción de casas

Grúas en las obras de construcción de bloques de viviendas nueva en el PAU Arroyo del Fresno de Madrid.
Grúas en las obras de construcción de bloques de viviendas nueva en el PAU Arroyo del Fresno de Madrid.

El aumento del 5% en el precio de la vivienda registrado en el primer semestre del año no va a mantenerse en los próximos trimestres. De hecho, “las tasas medias de crecimiento de los precios deberían moverse en línea con el crecimiento del PIB, es decir, en el entorno del 2% y el 3% anual”. Aún así, estas tasas son compatibles con subidas más elevadas concentradas en ciertas áreas de las grandes capitales.

Es una de las conclusiones del quinto Observatorio de la Valoración correspondiente al primer semestre de 2016 presentado por la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV), junto con la colaboración de la profesora y responsable del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Alicante, Paloma Taltavull, y de un grupo de 21 expertos. Todos ellos siguen sin percibir mejoras sustanciales en el área residencial.

A pesar del aumento en el número de viviendas visadas e iniciadas, la mayoría de expertos es prudente en cuanto a la posibilidad de un nuevo ciclo expansivo. Hablan de oferta tibia y, sobre todo selectiva, y de la ausencia de un impulso vigoroso en la promoción de nuevas residencias. Además, consideran que los incrementos en la cantidad de visados de obra nueva o de viviendas iniciadas se perciben mayores de lo que realmente son, debido a los modestos niveles iniciales de los que se parte.

El informe también recoge otros indicadores como el empleo o el crédito en el sector de la construcción que sugieren que no hay una recuperación tan significativa y, sobre todo, que no hay aumento efectivo de obra residencial efectivamente desarrollada.

El sector de la tasación tampoco es muy optimista respecto a la mejora de la capacidad de compra de las familias, que sigue siendo reducida. Las condiciones de demanda siguen sin mejorar sustancialmente respecto a la situación del trimestre anterior: la capacidad de compra de los ingresos salariales sigue en el área negativa y las expectativas de mayores aumentos en el empleo parecen haberse ralentizado en los últimos trimestres (aunque todavía crezca al 3% interanual).

La reactivación de la economía sigue sin producir efectos sobre la capacidad de compra de una mayoría de familias, puesto que, aunque aumente el empleo, su precariedad, el propio tamaño del paro remanente y la reducción de la masa salarial, junto a una oferta de crédito más prudente (aunque en condiciones muy favorables para quienes lo obtienen), justifican la debilidad que se sigue apreciando en la demanda doméstica de vivienda, señalan en la AEV.

Según el secretario de la asociación, José Manuel Gómez de Miguel, “la evolución de la coyuntura inmobiliaria residencial, por más que se apoye en crecimientos de dos dígitos en los nuevos proyectos de edificación y en subidas relevantes de algunos índices de precios de la vivienda, todavía no muestra el vigor que permitiría pensar con optimismo en un nuevo ciclo expansivo. Al contrario, esos factores positivos conviven con dudas o nubarrones que pueden perturbar su evolución futura”. La debilidad de la demanda persiste y los precios se mueven todavía a dos velocidades, por lo que, según declara el propio Gómez de Miguel a modo de resumen del Observatorio “la precaución que se aprecia en los promotores y constructores está plenamente justificada”.