Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aclamado segundo semestre de Macri comienza con más aumentos

Según analistas, continuarán los problemas para los consumidores pero mejorará la actividad industrial

Algunos comercios también se ven afectados por la recesión. Ampliar foto
Algunos comercios también se ven afectados por la recesión.

“El segundo semestre va a ser mejor, créanme. La inflación va a bajar drásticamente. La rueda se está empezando a mover, confíen que vamos por el camino correcto y las cosas van a funcionar”. Con ese augurio realizado en ocasión del tedeum del 25 de Mayo, el presidente Mauricio Macri puso la mira en el período del año que acaba de comenzar. El concepto fue reforzado por el mismo mandatario unas 5 ocasiones en distintos momentos de su flamante gestión y repetido por las personalidades fuertes de su gobierno. Algunos especialistas consultados por EL PAÍS coinciden en que existen señales de una recuperación lenta pero que aún no se ven en la calle.

Buena parte de la opinión pública escuchó el mensaje de Macri y postergó sus expectativas para lo que ocurra en los próximos meses. Otros, en clave irónica, celebraron con memes la llegada del segundo semestre una vez que el reloj marcó las 12 horas del viernes. La realidad les da la razón a estos últimos, por lo menos hasta ahora, dado que el período arrancó con fuertes aumentos que siguen atentando contra el bolsillo. Según un artículo del diario Clarín, las compras para una familia tipo en un supermercado cuestan un 27% más que en diciembre. El dato surge de un relevamiento de precios sobre 50 productos y es de relevancia si se tiene en cuenta que las proyecciones oficiales cuando Macri asumió como presidente eran de un 25% para todo 2016. Estudios privados hablan de una marca que en diciembre llegará el 36%.

Los planes de medicina prepagos, el transporte y las comunicaciones tienen aumentos proyectados y serán los grandes obstáculos que tendrá el gobierno para desacelerar la suba de precios en los próximos 6 meses. Las cifras del último informe de Indec, el primero luego del cambio de gestión, hablaron de una inflación del 4,2% en mayo, una cifra aún mayor a la que midió el Congreso Nacional.

Sin embargo, para muchos especialistas el problema sólo está en la superficie. En diálogo con EL PAÍS, el ex presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, se mostró “esperanzado pero con los problemas naturales que hay con el cambio de gobierno. Han tenido que ordenar el manejo que ha habido y eso obliga a postergar los presagios para más adelante. Yo no tengo la certeza pero si tengo mucha fe en que las cosas están yendo hacia el camino correcto”.

El empresario del plástico no quiso hablar de cifras, pero entiende que el panorama industrial “es variopinto, hay sectores que han estado mejor y otros no. Muchos han tenido que renunciar a crecer o aceptar la caída, como el sector de automóviles, los textiles y la construcción y todo lo que se desprende de ellos, que la han pasado mal, pero tampoco cayeron todos”. “Hay muchas medidas del gobierno actual en el punto de vista crediticio y de apoyo que son significativas. El Estado no puede estar ausente pero tampoco puede estar omnipresente”, resume. No obstante, el propio Indec dice que la actividad industrial cayó por cuarto mes consecutivo en mayo pasado.

Otro que se mostró optimista fue Rubén García, presidente de la Cámara de Importadores, uno de los sectores señalados históricamente por destruir el trabajo genuino. “El mensaje que se está escuchando acerca de que la importación está destruyendo la industria nacional no está trabajando con las cifras correctas”, explica y argumenta con cifras: “Los primeros 5 meses de este año son casi idénticos a los del año anterior, 31.000 millones de dólares contra 28.600 millones este año”. “La problemática que yo veo es que los consumidores habituales hoy tienen que privarse de algunas cosas por los aumentos desmedidos de la canasta alimenticia, las tarifas, las expensas, las prepagas. No hay que ser un egresado de Harvard ni de la Sorbona para darse cuenta de esto”, finaliza. Para explicarlo en palabras más llanas, puede aplicarse una vieja frase argentina: “Hay que pasar el invierno”.