Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Botín apuesta por los programas sociales

La institución invirtió 35 millones en 2015, de lo que casi 20 millones se destinaron a la construcción del Centro Botín en Santander

La Fundación Botín apuesta por los programas sociales

La Fundación Botín invirtió 34,8 millones de euros en sus programas en 2015, un año en el que reforzó su apuesta por la innovación, la colaboración con otras organizaciones tanto públicas como privadas y potenció la apuesta en la eficiencia en actuaciones en el campo de la acción social. En este sentido, su presidente, Javier Botín, subrayó que la fundación no es ajena a la transformación que está viviendo el sector social en España, que, en su opinión, está llamado a jugar en el futuro un papel fundamental en la generación de riqueza y desarrollo, suponiendo ya el 1,5% del PIB nacional, un porcentaje similar al que representan el metalúrgico o el de las telecomunicaciones.

De los 34,8 millones que invirtió el ejercicio pasado, más de la mitad, 19,6 millones, se destinaron a la construcción del Centro Botín, el proyecto más importante de la historia de la fundación y que tiene entre sus objetivos, precisamente, el desarrollo social y de la creatividad a través de las artes. Aunque Botín no desveló para cuando está prevista la inauguración del emblemático centro, ubicado frente a la sede histórica del Banco Santander (la Fundación Botín es el principal accionista individual de la entidad financiera), las obras se encuentran ya en una fase muy avanzada.

La Fundación, además, se ha volcado en desarrollar proyectos en el área biomédica, a través de la iniciativa Mind the Gas desde hace seis años. A su juicio, este proyecto ha permitido descubrimientos y servicios que generan riqueza. En próximas convocatorias contara con cinco inversores privados, lo que, según la fundación, multiplicará por seis su eficiencia social. En 2015 se trabajó en el desarrollo de cinco proyectos, de los que cuatro se han transformado ya en empresas, que captaron el año pasado 2 millones de euros de capital privado.

La fundación también ha contribuido a la creación de empresas (32 además de otras 14 que están en trámites). Lo ha hecho a través de Nansaemprende, un vehículo que nació hace cinco años para apoyar a los emprendedores rurales en el valle del rio Nansa, en Cantabria. Hasta ahora se han creado 73 empleos y facturan en conjunto 1,5 millones.

Otro proyecto, y con el fin de buscar soluciones imaginativas a los problemas de hoy, es el programa Desafío Talento Solidario. En 2015 se estudiaron 300 ideas para mejorar la calidad de la educación en España y se seleccionaron tres proyectos y este año el reto será la integración de inmigrantes y refugiados. Asimismo, cuenta con el programa Educación Responsable, una iniciativa para el desarrollo de la inteligencia emocional y social que ha llegado a 200 centros escolares de siete comunidades autónomas y ha beneficiado a 10.000 alumnos.

Según Botín, el objetivo de la fundación es lograr que cada euro invertido se traduzca en crear empleo y, "aunque la fundación actúa en toda España, es muy consciente de que su principal responsabilidad es la de contribuir a hacer de Cantabria un archivo región más creativa, más próspera y más rica, económica y culturalmente".