Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo ganar un 1.400% en solo 22 años

Lierde, la sicav de la familia Alierta, ofrece una rentabilidad del 16,4% anual gracias a la Bolsa

Juan Uguet, en primer plano, y Carlos Val-Carreres, gestores de Lierde
Juan Uguet, en primer plano, y Carlos Val-Carreres, gestores de Lierde

César Alierta mantiene una estrecha relación con Villanúa, municipio pirenaico situado al norte de la provincia de Huesca. El expresidente de Telefónica tiene parte de sus raíces familiares en esta localidad, en la que pasó largos periodos durante su infancia y que sigue visitando con frecuencia. Alierta, que siempre ha ejercicio de aragonés, escogió el nombre de Lierde, el monte próximo a Villanúa, para bautizar la sicav que creó junto a su familia en 1994. Con un puñado de accionistas y un capital inicial de 400 millones de pesetas (2,4 millones de euros), la sociedad de inversión ha tenido un crecimiento continuo y actualmente maneja un patrimonio de 177 millones (solo el 25% es ya de la familia Alierta) de 824 propietarios.

El desarrollo de Lierde se puede dividir en dos etapas. La primera, hasta 2013, se debe fundamentalmente a la revalorización de la cartera, ya que apenas hubo entradas de nuevos socios. En los últimos tres años, Augustus Capital, la comercializadora de la sicav, ha apretado el acelerador para atraer nuevos partícipes al calor de los buenos resultados. Entre 1994 y 2015 la sociedad ha obtenido unas ganancias acumuladas del 1.415%, lo que supone un rendimiento anual medio del 16,4%, es decir, una rentabilidad que dobla la del índice Euro Stoxx 600 en este periodo.

Apuesta por la Bolsa

El artífice de este comportamiento es Juan Uguet de Resayre, sobrino de Alierta y gestor de Lierde desde 1994. ¿La clave del éxito? Lo tiene claro: la fidelidad a un método de inversión. “Es una sicav de renta variable pura. Desde un principio nuestra filosofía ha sido que la Bolsa es el mejor activo para invertir a largo plazo. Estamos siempre invertidos y no usamos derivados. En un principio las apuestas se concentraban en acciones españolas y poco a poco la cartera se ha hecho europea. Estos resultados solo se consiguen si tienes capacidad para descubrir buenos negocios, que estén bien gestionados, con capacidad de crecer y que coticen a un precio razonable”, resume Uguet.

El patrimonio de la sociedad de inversión suma 177 millones de euros de 824 accionistas

Mientras manejaba el patrimonio familiar, Uguet fue desarrollando su carrera profesional. Primero se hizo cargo de Gesbeta, la gestora de Beta Capital. De ahí, en el año 2000, saltó a Ibercaja. En la caja aragonesa coincidió con Carlos Val-Carreres, hoy su mano derecha en Lierde. Juntos firmaron un acuerdo de colaboración con el BBVA en 2007, donde estuvieron hasta 2013. Durante todos esos años Uguet fue lanzando productos en las distintas entidades en las que trabajó que tenían detrás la filosofía de Lierde. “La cartera de la sicav está muy diversificada. No nos gusta tener una concentración muy alta en pocos sectores. Nuestro método no solo consiste en comprar barato sino en elegir compañías con ingresos recurrentes y capacidad para generar valor todos los años”, subraya Val-Carreres.

Del 75% del patrimonio que no está en manos de la familia Alierta, aproximadamente la mitad corresponde a inversores institucionales y el resto a pequeños ahorradores. Lierde cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y como tiene más de 500 accionistas, sus participaciones pueden transpasarse a otros vehículos de inversión colectiva sin coste fiscal, como ocurre con los fondos (solo se tributa por la plusvalía si la hubiese cuando se retira el dinero).

“Gestionar tu propio dinero es muy importante a la hora de vender a otros el producto. La coinversión hace que mires mucho las cosas y transmite la idea de que no vas a hacer el loco con determinadas inversiones”, reconoce Uguet. Ahora que su tío se ha retirado de la primera línea ejecutiva, mucha gente le pregunta si se va a involucrar más en la gestión de Lierde. “No tiene ninguna intención. Desde que se desvinculó de los mercados financieros en 1995 para irse a Tabacalera, prácticamente no ha estado encima de Lierde. En los últimos dos años, celebramos el día del inversor, pero hasta entonces yo hacía una presentación a la familia y les contaba cómo iba la sociedad. Después nos tomábamos un vino. No había más intervención por su parte”.

Juan Uguet, sobrino del expresidente de Telefónica,es el gestor de la sicav

Lierde ha tenido un arranque del año complicado. Sin embargo, su caída en el primer trimestre (-3,59%) ha sido menor a la del mercado y lo ha logrado además con menos volatilidad. La cartera de la sicav está compuesta actualmente por 57 compañías; las acciones españolas suponen el 28% del total y el 72% son compañías del resto de Europa. Dentro de la Bolsa local sus principales apuestas son inmobiliarias y socimis (Realia, Lar e Hispania), y del exterior les gustan valores como Vinci, Cancom, Calsberg, Andritz, Danieli o Eingineering, entre otras.

Eficiencia

“La macroeconomía no la usamos para decidir nuestra cartera en función de lo que pueda hacer el PIB. La utilizamos preferentemente para identificar tendencias de futuro y saber qué industrias lo pueden hacer mejor aunque el crecimiento sea menor”, comenta Val-Carreres. “En este sentido, nos gustan sectores como el de las tecnologías de la información, principalmente todo lo relacionado con la digitalización y el cloud computing. También nos parecen interesantes las compañías de infraestructuras y de logística por el desarrollo del comercio electrónico. Además, seguimos muy de cerca todos los negocios que permiten ganar eficiencia. El mundo va a crecer menos y las compañías públicas y privadas deben de ser más eficientes externalizando servicios; por eso nos gustan las empresas de outsourcing. Otra tendencia a seguir es el desarrollo del consumo emergente y las oportunidades que implica para las marcas verdaderamente globales”, añade.

A pesar de contar con un equipo reducido, en Lierde utilizan un estricto sistema de selección de valores que reduce el universo potencial de compañías de forma significativa. “Si dejas al margen a las entidades financieras, hay más de 5.000 compañías cotizadas. Por eso, usamos Bloomberg para hacer un primer filtro: que la rentabilidad sobre el coste de capital haya sido superior al 11% en la última década. Con este requisito el universo se reduce a 300 compañías. Luego pedimos que el crecimiento de los beneficios haya sido sostenido y que coticen a un múltiplo de valor de empresa sobre Ebit menor a las 10 veces. El grupo de empresas que cumple todos estos requisitos es el que estudiamos en profundidad: nos leemos sus memorias, consultamos a los analistas que las siguen y hablamos con sus gestores”, concluye Uguet.

Planes de futuro

En octubre del pasado año Augustus Capital inició la comercialización de un plan de pensiones. Utilizaron la carcasa de un plan de MG para lanzar MG Lierde Plan de Pensiones que replica la filosofía de inversión de Lierde Sicav. “Gestionamos cerca de cuatro millones y solo en los últimos tres meses de año duplicamos el patrimonio”, explica Juan Uguet. Una vez lanzado el plan, el siguiente proyecto en la mente de Augustus es la comercialización de un fondo de inversión mixto que ofrezca una alternativa a los inversores que no quieran asumir el riesgo de un producto exclusivamente de Bolsa como Lierde. “Es lo que nos falta para completar la gama y la idea es intentar sacarlo el próximo año”. A pesar de que el patrimonio de Lierde ha crecido mucho en tres años, su gestor no ve problemas de liquidez a medio plazo. “Nuestro tamaño aún es pequeño. Podríamos gestionar hasta 500 millones y mantener la misma filosofía de inversión”.