Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector cárnico, en guardia por el posible impacto del aviso de la OMS

La industria, que factura en España 22.000 millones, ve “inapropiado” unirles al cáncer

El ganadero Jesús González Veneros, en Hoyos del Espino (Ávila)
El ganadero Jesús González Veneros, en Hoyos del Espino (Ávila)

España es un país de carne y las advertencias de la Organización Mundial de la Salud contra el consumo excesivo de productos procesados e incluso de carne roja suponen un golpe mediático para uno de los mayores motores de la industria alimentaria de España. De momento, es solo una cuestión de imagen. Pero si los consumidores (españoles o extranjeros) se tomaran en serio el aviso y redujeran la ingesta de estos productos, el negocio de ganaderos y de productores vinculados a la carne podría sufrir importantes mermas. El sector español, que produce 5,9 millones de toneladas de carne al año, factura 22.000 millones al año y emplea a 110.000 personas.

Los posibles afectados se han puesto en guardia. Las pequeñas asociaciones y las principales empresas (como Campofrío o El Pozo) rechazan comentar si temen el impacto económico en sus cuentas, y ceden la palabra a la gran patronal que los representa. “El del informe de la OMS es un tema del que no vamos a hacer comentarios. Preferimos que centralice nuestra respuesta Anice”, señaló El Pozo. Anice, la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España, ha unido a su vez fuerzas con Clitravi. Es la patronal europea del sector y considera “inapropiado” que la OMS haya atribuido a “cualquier factor aislado” el aumento del riesgo de padecer cáncer.

Consumo de carne en España

En un comunicado, Clitravi señaló que el cáncer es “un tema muy complejo que depende de una combinación de muchos factores como la edad, la genética, la dieta, el entorno y el estilo de vida”. Esta patronal europea defiende que el consenso médico recomienda que para tener salud hace falta “una dieta equilibrada” que incluya los productos cárnicos. Una portavoz de Clitravi rechazó ofrecer cálculos concretos del posible efecto económico que puede tener un anuncio como el de la OMS.

"El estudio no diferencia la calidad de a carne"

En el sector, del que forman parte productores, mataderos y salas de despiece, hay algunos grandes jugadores, como Campofrío o el Grupo Fuertes, propietario de El Pozo. Sin embargo, la mayoría del tejido son pequeñas y medianas empresas.Los ganaderos también están preocupados. La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha animado hoy a consumir carne española “con normalidad” y a mantener la calma ante “afirmaciones alarmistas”. Los ganaderos consideran que la publicación ayer por parte de la OMS de un dictamen sobre los productos cárnicos puede generar un estado injustificado de alarma en la población. “Comer carne es seguro y saludable y si es española, más”, han afirmado

El efecto económico dependerá de si el informe de la OMS cala entre los consumidores o no

El ganadero Jesús González, de Hoyos del Espino, en Gredos, también está preocupado. Tiene 120 vacas y todavía realiza cada año la trashumancia. “Lo hago para evitar que los animales coman pienso. Los crío sin ningún químico y no acaban en carne procesada, sino en filetes”, dice. Lo que le molesta a González es que cree que el estudio de la OMS crea confusión entre carne y procesados artificiales, y que no se diferencia tampoco por calidad de los productos. “No es lo mismo la carne que criamos aquí que la de Estados Unidos, donde a los animales les dan hormonas y los ceban”, defiende. “Es lo que faltaba para arruinar a producciones pequeñas de pueblos que peleamos por sobrevivir y hacemos las cosas bien”, lamenta.

En España, con una exportación al alza, en España hay más de 28.000 empresas que se dedican a la industria alimentaria y de bebidas. De estas, cerca del 14% está dedicada a los productos cárnicos, es decir, algo menos de 4.000 empresas. Por facturación, las cárnicas son las más potentes entre las alimentarias: en 2014 facturaron más de 22.000 millones de euros, frente a los 4.200 millones, por ejemplo, que maneja la industria del pescado. Las cárnicas emplean algo más de 110.000 personas, lo que supone un 23% del total del empleo del sector de la alimentación.

El efecto económico dependerá de si el informe de la OMS cala entre los consumidores o no. No se trata solo de si los españoles toman nota, sino también de lo que haga el resto del mundo, ya que buena parte de la producción española se dedica al comercio exterior. Según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Agricultura, de julio de 2015, los principales productos alimentarios que exporta España son, por este orden, aceite de oliva, vino y carne de cerdo. La industria cárnica, según señala la patronal Anice, exportó 1,71 millones de toneladas de productos de todo tipo por valor de 4.350 millones de euros a mercados de todo el mundo.

España, potencia mundial en carne de cerdo

En total, entre lo que se consume dentro y lo que se vende fuera, la producción de carne de España es de unos 5,9 millones de toneladas. La mayor parte es cerdo, el producto más potente del sector. De hecho, el año pasado la producción española de porcino creció un 4%, superando por primera vez los 3,5 millones de toneladas, según las cifras del informe anual de la patronal del sector. Significa que España produce el 3,4% de la carne de cerdo que se consume en el mundo. Es el cuarto mayor jugador de este mercado en todo el mundo, aunque a mucha distancia del más potente: en China se produce el 50% de la carne de cerdo que consume el planeta. Le sigue EE UU (con el 10%) y Alemania (5,3%). En la Unión Europea, el segundo mayor mercado de consumidores de porcino del mundo con el 21,4% del total, solo Alemania le adelanta como productora.

Tras el cerdo, la producción española más importante es la de ave. Le sigue la carne de vacuno y en cuarto lugar, la carne ovina y caprina. En los elaborados de cárnicos, España, con 1,3 millones de toneladas anuales, se sitúa en cuarto lugar en la Unión Europea, por detrás de Alemania, Italia y Francia.

Más información