Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Internet se come al viaje organizado

Las reservas ‘on line’, las buenas infraestructuras y la elevada seguridad llevan a siete de cada diez extranjeros a visitar España por libre, sin contratar paquete turístico

Turistas en la playa de Magaluf (Mallorca)
Turistas en la playa de Magaluf (Mallorca) Getty

Los días en los que los grandes touroperadores marcaban el ritmo de la llegada de extranjeros a España quedaron atrás. En los primeros siete meses de este año, más del 70% de los visitantes internacionales que llegaron al país lo hicieron por libre. La enorme oferta on line, los esfuerzos de hoteles y aerolíneas por evitar a los intermediarios y la facilidad de moverse que ofrece España han reducido al mínimo la demanda de viajes organizados. A esta tendencia, además, se suman cada año turistas de mayor edad y con presupuestos superiores, que tiran al alza de los ingresos turísticos.

Casi la mitad de los extranjeros que veraneaban en España antes de 2002 llegaban con todo reservado en pack por un especialista desde casa. Ahora son solo el 28,8%, según las últimas cifras del Instituto de Estudios Turísticos, dependiente del Ministerio de Industria y Turismo. Los viajes por libre crecieron entre enero y julio del 2015 un 8,1%, mientras que los organizados perdieron más terreno: otro 2,8% interanual.

La llegada de Internet comenzó a cambiar el panorama turístico hace ya tres lustros. Y ahora lo ha revolucionado. Las aerolíneas de bajo coste fueron uno de los principales alicientes para que muchos europeos se decidieran a viajar por libre, ya que en sus inicios solo permitían la reserva directamente en su página web, y no a través de agencias de viaje tradicionales. La expansión de las centrales de reservas on line y los comparadores de tarifas ha hecho el resto.

Dos elementos clave

“En España hay dos elementos clave que también han impulsado los viajes sin agencia: las buenas infraestructuras y la seguridad. Los extranjeros saben que van a poder moverse en tren, autobús y avión de forma rápida y cómoda. Y hay una elevada sensación de seguridad”, indica Albert Grau, socio de la consultora especializada Magma HC. A esto, recuerda, se suma que buena parte de los turistas son ya parte de la generación millennials, nacidos entre 1981 y 1997. Están acostumbrados a las nuevas tecnologías, a viajar y a las reservas de última hora.

Según el último Eurobarómetro sobre gustos turísticos, publicado el pasado mes de marzo, España es en 2015, de nuevo, el destino favorito de los habitantes de la UE. En concreto, el 15% aseguró que pensaba visitar España este año. La cifra se eleva al 20%, si se incluye a los españoles que optarán por el turismo doméstico. ¿Cómo eligen los europeos su destino de vacaciones? La receta promocional que triunfa es, todavía, el boca a boca. El 55% de los habitantes de la UE asegura que se decanta por las recomendaciones de amigos, colegas y familiares. Sin embargo, un 46% de los encuestados del Eurobarómetro también citó Internet como fuente de consejos. Las agencias de viajes son referencia para el 18%.

Internet se come al viaje organizado

Un vez elegido el destino, para organizar su viaje Internet es, sin duda, el sistema más popular. El 66% usa la Red para reservar sus viajes. Solo el 19% utiliza ahora las agencias. Por edades, incluso el grupo de mayores de 55 años acude ya principalmente (un 51%) a las reservas on line.

Menos gasto, más variado

La amplitud del público aficionado a los viajes por libre está desterrando la idea de que solo mueve turistas low cost. El gasto turístico de quienes viajan con un paquete cerrado reservado en origen es todavía más elevado de media que el de quienes van por libre (148 euros por persona y día frente a 104 euros). Pero quienes van por libre visitan más variedad de restaurantes, tiendas y transportes.

El 66% de los habitantes de la Unión Europea señala que usa la Red para reservar sus viajes

Los grandes touroperadores no tienen el poder de antaño, la ocupación hotelera ya no dependen solo de ellos. “Pero todavía tienen una presencia importante, especialmente en ciertas zonas costeras. Además, muchos touroperadores han sabido adaptarse y venden paquetes con elementos diferenciadores, como precios más bajos o actividades, por ejemplo, deportivas”, apunta Grau.

¿Tienen los viajes organizados sus días contados en España? No. Todavía tienen un público fiel. En algunos destinos, como Canarias o zonas de la costa andaluza y balear, perviven, en especial gracias a los paquetes de todo incluido que ofrecen complejos vacacionales y familiares. “Estos productos con precios cerrados en crisis suelen también ganar clientes”, señala Grau. De hecho, mientras entre los europeos el paquete turístico general (alojamiento, desplazamiento y hotel) ha perdido interés, los de todo incluido (con comidas, bebidas y hasta actividades) crecieron el último año un 3%, según la encuesta europea.