Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las filiales de Facebook y Twitter en España ingresan solo siete millones

Declaran como ingresos una mínima parte del negocio que generan en el mercado español

Redes Sociales
Logos de Twitter y Facebook en una feria de aplicaciones en Londres. REUTERS

Facebook Spain y Twitter Spain, las filiales españolas de las dos redes sociales más populares, declaran como ingresos una mínima parte del negocio que generan en el mercado español. Como otras empresas tecnológicas y de Internet, aprovechan la falta de localización de su negocio para facturar sus ingresos desde Irlanda, con una fiscalidad mucho más favorable, y mantener en España una pequeña estructura. Según las cuentas aprobadas por sus socios, los ingresos de ambas firmas en 2014 en España fueron de solo 7 millones de euros.

El negocio digital escapa a la fiscalidad tradicional. Los países industrializados están buscando fórmulas para evitar lo que denominan erosión de bases imponibles y traslado de beneficios. Entretanto, de una forma completamente legal, las grandes multinacionales de internet continúan aprovechando los resquicios que les deja la normativa para tributar el mínimo posible y facturar sus ingresos donde más les conviene.

Tanto Facebook Spain como Twitter Spain han multiplicado los ingresos que declaran en España, pero siguen en niveles mínimos en comparación con el volumen de negocio que generan en el mercado español. En los dos casos, sus ingresos son facturados a otras empresas del grupo por los servicios de soporte, marketing y similares que las filiales españolas prestan.

Facebook Spain logró una cifra de negocio de 3,9 millones de euros en 2014, frente a los 2,7 millones del año anterior. Su resultado de explotación creció un 49%, hasta los 295.850 euros. El beneficio neto aumentó un 48%, hasta 206.296 euros. La empresa destinó 84.114 euros a impuestos sobre beneficios, siempre según las cuentas aprobadas en la sede del grupo en Menlo Park, California (EE UU) el pasado 14 de mayo.

Ingeniería fiscal para no pagar nada

El beneficio logrado por las sociedades de las tecnológicas que facturan desde Irlanda apenas tributa allí tampoco porque las compañías tienen estructuras que les permiten desviar las ganancias sin apenas pagar impuestos. Una investigación del Congreso de EE UU mostró que una de las principales sociedades de Apple era apátrida fiscal: no tributaba en EE UU porque su sede social estaba en Irlanda y no tributaba en Irlanda porque su dirección efectiva estaba en EE UU.

Google, la otra gran empresa tecnológica estadounidense, pagó un 8,3% de impuestos por los beneficios que genera su negocio fuera de EE UU en su último ejercicio fiscal de 2014. Pagó 774 millones de dólares en impuestos fuera de EE UU sobre un beneficio operativo en el exterior de 9.323 millones. Es mucho menos de lo que pagan las corporaciones con sede fiscal en Europa, Aun así, se va alejando de una tasa del 3,2% que pagó en 2011.

Esas cifras de facturación de Facebook contrastan con todas las estimaciones acerca de los ingresos que obtiene en el mercado español. Según datos de Techcrunch, Facebook tenía en España unos 18 millones de usuarios activos mensuales y los ingresos medios por usuario de la compañía en Europa rondan los 9 euros anuales, es decir, que la facturación real superaría los 150 millones de euros.

En realidad, todos los ingresos de la filial española se los factura por servicios de soporte de ventas y marketing a Facebook Ireland Limited y es esta sociedad la que factura los ingresos reales del grupo en el mercado español. Los ingresos de Facebook Spain le dan simplemente para cubrir sus gastos de personal, publicidad, alquileres y otros con un pequeño margen.

Lo mismo ocurre con Twitter Spain. La filial española de la red social de microblogging triplicó con creces en 2014 su cifra de negocio en España, al pasar de 983.000 euros a 3,09 millones. También triplicó con creces su resultado de explotación, a 235.000 euros, y su beneficio neto, hasta 147.066 euros, según las cuentas aprobadas en este caso en Dublín el pasado 15 de junio por la firma irlandesa Twitter International Company. Twitter Spain destinó 81.535 euros a impuestos sobre beneficios.

Como en el caso de Facebook, Twitter Spain no se encarga de canalizar los ingresos que la red social genera en el mercado español sino que realiza actividades de marketing y desarrollo de negocio, incluyendo estudios de mercado, proyectos de investigación, servicios de apoyo a las ventas de publicidad y similares.

Twitter Spain tiene como único cliente al que factura a su matriz, Twitter International Limited, que es la que en la práctica cubre los gastos de la filial española y la que factura desde Irlanda las ventas reales a clientes finales.

Google, con una estructura y un tamaño muy superiores en España, utiliza una estructura similar para facturar desde Irlanda. También lo hace Apple con la mayor parte de sus ventas en España.

La UE trata desde hace años de cerrar los resquicios legales que estas compañías paguen impuestos. La Comisión Europea trata de enmendar la directiva matriz-subsidiaria, concebida para prevenir la doble imposición de las empresas del mismo grupo situadas en diferentes Estados miembros, de la que se sirven las multinacionales para eludir la fiscalidad. Pero por el momento no lo ha conseguido.