Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intel adquiere la firma tecnológica Altera por 15.200 millones

Avago Technologies hizo días atrás una oferta por Broadcom para crear la tercera compañía en el negocio de semiconductores

Sede de la compañía de semiconductores Intel
Sede de la compañía de semiconductores Intel EFE

Intel formalizó este lunes la compra de Altera, por la que ofrece 16.700 millones de dólares. Es la mayor adquisición que protagoniza el fabricante de semiconductores estadounidense en su casi medio siglo de historia y busca elevar los ingresos en un momento en la industria en el que los rivales tratan de sumar fuerzas para eliminar solapamientos y ser más rentables.

El mayor fabricante de chips y procesadores del mundo explica que esta adquisición le permitirá diversificar los productos que necesitan sus clientes para la gestión de datos y conectar a la red los distintos dispositivos que se usan en la rutina diaria, lo que se denomina como el “Internet de las cosas”. La operación se espera esté cerrada en los próximo seis meses.

Altera está especializada en el diseño y el desarrollo de circuitos integrados programables, lo que ayudará a Intel a conseguir un mejor rendimiento de sus procesadores y chips, que cada vez son más pequeños. Como señalan los expertos del sector de la electrónica, es una manera de retar los límites de la tecnología, con una prima del 15% para los propietarios de tecnológica de San José.

Los accionistas de Altera recibirán el equivalente a 54 dólares por cada título. La compañía de Silicon Valley ya trató recientemente de cerrar un acuerdo con su pequeña rival, que ahora se ha hecho inevitable. El precio, de hecho, es muy similar al que rechazó en abril. En medios financieros empezó a hablar de la posibilidad de que las dos compañías resucitaran el pacto el pasado jueves.

Intel, de hecho, juega a la defensiva. Enseña sus cartas menos de una semana después de que Avago Technologies anunciara su oferta por Broadcom, la que está considerada como la mayor adquisición hasta la fecha en el negocio de semiconductores. Como señalan los analistas, hay demasiadas compañías intentando meterse en las carcasas de los dispositivos móviles.

El fabricante de chips con doble sede en San José y Singapur paga 37.000 millones en un intercambio de efectivos y acciones. Avago era la antigua unidad de negocio de semiconductores de Hewlett-Packard. Está especializada también en componentes para el almacenamiento de datos. Su cifra de negocio anual ronda los 4.300 millones, que multiplica casi por cuatro con Broadcom.

Centros de datos

Con la operación, en el que el pez pequeño se come el grande, no solo busca ganar escala para competir con actores como Intel o Qualcomm. La empresa combinada tendrá una capitalización de 77.000 millones cuando las dos sociedades estén integradas a comienzos de 2016. Además, quiere reforzar líneas de negocio como las comunicaciones de los centros de gestión de datos.

La nueva Avago será así la tercera compañía del sector y por la estructura de su negocio será una versión algo más pequeña de Qualcomm. Con la fusión lograrán sinergias por valor de 750 millones en los primeros 18 meses. Pero el gran reto de estas operaciones será demostrar que podrán conseguir rápido la misma integración de productos que tiene su futura gran rival.

Con todos estos movimientos, la atención de Wall Street se centran en otros nombres que podrían ser objeto de compra. En el campo de los circuitos integrados programables destacan Xilinx y Lattice Semiconductor. Lo que no está tan claro es el futuro de Advanced Micro Devices, el otro gran fabricante de semiconductores, que está mostrando una seria dificultad por reconducir su negocio