Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba un nuevo plan PIVE con menos ayudas por coche

La subvención pasa de 2.000 a 1.500 euros a los compradores que cambien un vehículo con más de diez años

Planta de ensamblaje de SEAT.

Después de recibir muchas presiones por parte de la industria del motor, el Gobierno ha aprobado este jueves en Consejo de Ministros la octava edición del Plan PIVE, el incentivo a la compra de coches nuevos para sacar de circulación los vehículos antiguos. La última remesa de ayudas que se aprobará durante esta legislatura cuenta con un presupuesto de 225 millones de euros hasta finales de año e incluye una rebaja por vehículo respecto a las versiones anteriores.

El Plan PIVE incluye una reducción de 2.000 a 1.500 euros del importe de las ayudas que podía recibir el comprador de un automóvil nuevo a cambio de dar de baja uno de más de diez años de antigüedad. De esta forma, el Ejecutivo aportará 750 euros por cada vehículo, mientras que las marcas de automóviles asumirán otros 750 euros. Con estas ayudas se podrá subvencionar la compra de alrededor de 300.000 vehículos.

Lo que no cambia respecto al PIVE 7 es la ayuda de 3.000 euros (1.500 euros debe aportar cada una de las partes) para la compra de vehículos por parte de familias numerosas y discapacitados de movilidad reducida que necesiten un vehículo adaptado, informa EFE. Al ser la última partida no se prevén nuevas prórrogas de crédito, como sucedió con el PIVE 6.

El nuevo PIVE mantendrá las variaciones incorporadas en la séptima edición, como son la obligatoriedad de que el conductor sea titular del vehículo a achatarrar desde al menos un año, así como que el automóvil de más de diez años que se dará de baja cuente con la ITV.

IMPACTO DE LOS PLANES PIVE

Hasta la fecha, las siete ediciones anteriores de este programa impulsado por el Gobierno han permitido la sustitución de 890.000 automóviles antiguos por otros nuevos, menos contaminantes y más seguros. Para ello, la Administración central y las marcas de coches han destinado 890 millones de euros cada una.

Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), los siete primeros planes PIVE han permitido una recaudación fiscal en concepto de IVA y de Impuesto de Matriculación de 2.542 millones de euros, y han generado otros ingresos derivados de la comercialización, la financiación, los seguros o el transporte de 991 millones de euros.

Anfac contabiliza que la generación de producción en la economía por los efectos multiplicadores del automóvil sobre el resto de los sectores económicos ha alcanzado una cifra de 10.142 millones de euros desde que se lanzara el primer Plan PIVE. El PIVE 8, destacan en la patronal, añadirá otros 3.400 millones de euros a esa cuenta, debido a su fuerte capacidad de arrastre de otros sectores. "Sin duda, este nuevo impulso del Gobierno contribuirá a una mayor dinamización del consumo privado, lo que llevará a que tras 6 años se supere de nuevo el millón de unidades vendidas en España". asegura Anfac en una nota.

En términos medioambientales, este programa de renovación del parque ha servido para evitar el consumo de 487 millones de litros de combustible al año (-45%), mientras que las emisiones de partículas han bajado un 96%; las de monóxido de carbono un 82%, y las de dióxido de carbono un 52%, hasta 1,36 millones de toneladas al año.

Más información