Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coche eléctrico que fundió 17 millones de fondos públicos

El fiscal de Álava acusa de fraude a los promotores de Hiriko

La empresa quebró sin comercializar el vehículo

Jose Manuel Durão Barroso (izquierda) y el empresario Jesús Echave, en la presentación del coche eléctrico vasco en Bruselas en 2012 Ampliar foto
Jose Manuel Durão Barroso (izquierda) y el empresario Jesús Echave, en la presentación del coche eléctrico vasco en Bruselas en 2012 REUTERS

Un pequeño grupo de técnicos había conseguido, a la desesperada, cuatro o cinco secadores de pelo. Con ellos, trataban de secar, a eso de las cuatro de la madrugada en la puerta de la sede de la Comisión Europea, la parte electrónica de un pequeño cochecito. No hubo manera; se trataba de un prototipo de laboratorio que no estaba preparado para las bajas temperaturas y la humedad de Bruselas lo había fundido. Así que el Hiriko, el coche eléctrico vasco, no pudo arrancar unas horas después, durante su fastuosa presentación el 24 de enero de 2012. Y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, posó para la prensa dentro de un gracioso y modernísimo cascarón inerte.

El motor no pudo arrancar en su presentación en Bruselas en 2012

Que no arrancara no le hizo dudar a Durão Barroso de un prometedor proyecto que calificó como “parte de la respuesta a la crisis”, un ejemplo del modo de “revitalizar sectores industriales tradicionales hacia nuevos retos, como la movilidad urbana”. 16 meses después, Hiriko se hundió sin que el automóvil, desarrollado a partir de un diseño original del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), se llegara a comercializar.

La historia de este pequeño coche eléctrico urbano y retráctil (se plegaba sobre sí mismo para aparcar) es la del fracaso de una aventura empresarial financiada casi íntegramente con dinero público: 17,4 millones de euros en subvenciones del Gobierno central (14,7) y del vasco (2,7). La justicia dirá si, además, es la historia de un fraude. El fiscal ha acusado a seis de sus promotores, empresarios vinculados al PNV, de idear “un plan” para quedarse con parte de esos fondos.

En el escrito de acusación, que admitió a trámite el mes pasado un juzgado de Vitoria, el fiscal describe un complejo (y presunto) entramado de sociedades diseñadas de tal modo que “todos los beneficios revertirían en los querellados” si el proyecto iba bien, pero si fracasaba, las Administraciones no podrían “recuperar los fondos invertidos”. Pone ejemplos de supuestas irregularidades: subcontratación de servicios a empresas del entramado sin trabajadores; pagos duplicados; la compra de un prototipo de coche de carreras que nada tenía que ver con el proyecto; o la ubicación de la sede de la compañía en un edificio propiedad de uno de los promotores, en el que se hizo una gran obra a cargo de Hiriko y donde se pagaba un alquiler bastante por encima del precio de mercado.

Su dueño, Jesús Echave, es un empresario que hizo fortuna a través de las canteras y la construcción, y fue entre 2011 y 2013 consejero de Kutxabank designado por el PNV. En la Wikipedia italiana aparece primero como “piloto de ralis”, y después como empresario. Gran aficionado al motor, ha competido en carreras de coches eléctricos y de coches históricos; tiene una colección de estos últimos que solía guardar en una sala contigua a la sede de Hiriko.

De los 20 prototipos prometidos, uno se hizo entero y dos se quedaron a medias

Echave fue quien posó junto a Durão Barroso aquel enero de 2012 en Bruselas. Entonces todo eran parabienes. No se trataba solo de un coche, era un nuevo concepto empresarial y de movilidad urbana: pequeños vehículos eléctricos de alquiler público (como las bicicletas) que reducirían el tráfico y la contaminación de las ciudades; con un sistema de distribución modular, en el que las distintas piezas las fabricarían empresas vascas y las mandarían a franquicias locales para el ensamblaje final. Después de Vitoria y Bilbao, el proyecto inicial mencionaba Londres, Berlín, Lisboa, Barcelona, Boston, San Francisco, Singapur, Rio de Janeiro... Se calculaban unas ventas de 24.000 a 60.000 coches al año que reportarían hasta 720 millones de euros y crearían “6.000 nuevos puestos de trabajo en Euskadi”.

La acusación habla de un “plan” para quedarse con parte de las subvenciones

Hubo presentaciones en todo el mundo; lo sacaron en Discovery Channel, The New York Times, The Guardian... Se montaron en él (y se tomaron fotos) Durão Barroso, el ministro José Manuel Soria, el alcalde de Vitoria, Javier Maroto... Salió en tantos sitios y con tanta gente que, si el pequeño Nicolás fuera un coche (como en aquel programa de los noventa de Raffaella Carrá), sería el Hiriko.

De hecho, visto con perspectiva, recuerda a otros ángeles (empresariales) encumbrados hasta el hartazgo y después caídos, como Gowex, aquella compañía de wifi gratuito que multiplicó por más de tres su valor entre 2010 y 2013, pero se hundió el verano pasado al descubrirse que sus cuentas estaban falsificadas. Rodolfo Rieznik, de Economistas sin Fronteras, reclama más controles de los organismos reguladores y más seriedad a la hora de conceder subvenciones. Sobre todo, cuando se comercia con promesas: “Vivimos en un mundo de ficciones financieras y contables”. El diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán habla directamente de “capitalismo de amiguetes”, donde los beneficios son privados, pero las pérdidas, públicas.

Los empresarios defienden que el proyecto se frustró por culpa de la crisis

José Luis Bengoechea, el único acusado que aceptó preguntas de este diario sobre el fiasco del coche, prefiere no comentar la querella: “Todo se aclarará muy pronto, en primera instancia, creo yo”. Asegura que Hiriko fracasó por culpa de la crisis: “Nos quedamos sin dinero; pero era un proyecto magnífico. ¡Ojalá hubiera ido como tenía que haber ido!”.

Pero algunos extrabajadores de Hiriko (que prefieren que no aparezcan aquí sus nombres) hablan de promesas imposibles de cumplir desde el principio, como la de hacer con 25 empleados y en un año lo mismo que gigantes como Renault o Mercedes hacen en dos años con grupos de 200 a 300 personas. Veían “cosas raras”, como la petición de colocar una pantalla de televisión en la luna trasera cuando aún quedaban otras muchas cosas que solucionar. Y pensaban, simplemente, que los jefes no sabían nada del negocio.

Al final, de los 20 prototipos prometidos en aquella presentación de Bruselas, se hizo uno entero y dos a medias. Y muy distintos de los del proyecto inicial: ni ruedas robotizadas ni joystick en vez de volante. De las tres patentes principales que ha dejado el proyecto tras de sí, dos de ellas ya estaban descartadas en la última versión porque eran muy caras de construir y muy difíciles de homologar, según los extrabajadores. Estos, que siguen peleando por recuperar unos 120.000 euros que Hiriko les adeuda, dicen que se dejaron la piel para sacar el sacar el coche. Pero parece difícil hacer arrancar tecnología puntera con secadores de pelo.

Urbanos y de carreras

El coche de Epsilon
El coche de Epsilon

Una comisión de investigación del Parlamento vasco concluyó el pasado verano que con Hiriko hubo mala gestión de dinero público de un nutrido grupo de personas del PNV. Lo mismo dijo del otro proyecto que investigaba: Epsilon. Este recibió unos 50 millones en créditos y ayudas públicas en su intento de crear un coche y una escudería de Fórmula 1. Epsilon, que fue uno de los impulsores de Hiriko, también quebró y su promotor, Joan Villadelprat, fue declarado por la justicia responsable del hundimiento y se enfrenta a un juicio por insolvencia punible y apropiación indebida.

Con Epsilon el PNV estaba gobernando en Euskadi; con Hiriko no. Sin embargo, el grueso de subvenciones fueron fruto de la negociación entre los peneuvistas y el PSOE, entonces en el Gobierno central, para apoyar los Presupuestos Generales del Estado de 2011. El Ejecutivo central, ya con el PP, reclamó el año pasado la devolución de las ayudas a Hiriko, y será acusación particular en el juicio. No lo hará, de momento, el Gobierno vasco (PNV), que opina que el objetivo de desarrollar un prototipo se cumplió, aunque falló la comercialización.