Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI, el peor oráculo para la economía española en 2014

La diana Esade refleja que el avance real del PIB (1,4%) duplicó la predicción media de los grandes servicios de estudios

Los expertos de la Universidad Rey Juan Carlos, los más acertados

El FMI, el peor oráculo para la economía española en 2014

Décima a décima, el crecimiento de la economía cogió cuerpo en 2014, tras seis años de recesión casi ininterrumpida. Y, en paralelo, los servicios de estudios de entidades financieras, empresas, centros universitarios, organismos internacionales y nacionales, han ido revisando al alza sus pronósticos sobre la evolución de España. Ahora, el vistazo atrás que ofrece cada año la Diana Esade, el estudio que realiza la escuela de negocios sobre las predicciones de los expertos, revela que los primeros pronósticos sobre qué ocurriría en 2014 pecaron de pesimistas. La predicción media se quedó en un avance del 0,7%, cuando el PIB se estiró el año pasado hasta el 1,4%.

De las 24 instituciones incluidas en la Diana Esade, solo el Centro de Estudios de Economía de Madrid (CEEM), de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, anticipaba en otoño del año anterior un crecimiento superior al 1%  (el 1,1%) para la economía española en 2014. Los expertos de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), con un 1%, y los de BBVA, Ceprede, Santander y Comisión Europea (0,9%) se situaron también entre los menos pesimistas. En el otro extremo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) fue el que más lejos se quedó al no vaticinar crecimiento alguno (0%).

La Diana Esade sintetiza las previsiones de los tres últimos años. CEEM también encabeza esta clasificación, con una desviación media en los tres últimos ejercicios de apenas un punto porcentual, seguido de los expertos del Santander y de la patronal CEOE. Los organismos oficiales (Gobierno, Banco de España, OCDE, Comisión Europea o Fondo Monetario Internacional) se sitúan entre los menos certeros, también porque hacen antes sus pronósticos (en primavera del año anterior) que el resto de instituciones (se tienen en cuenta las que recopila Funcas en otoño). 

El FMI, el peor oráculo para la economía española en 2014

Los tres últimos años ofrecen un buen ejemplo de la dificultad de hacer previsiones. Los expertos fueron demasiado optimistas en 2012, cuando los ajustes presupuestarios y la crisis de deuda en Europa volvieron a hundir a la economía española, fueron certeros en 2013, y se pasaron de pesimistas el año pasado. En análisis de los datos, Enrique Verdeguer, director de Esade Madrid constata  "las mayores dificultades en las previsiones de las instituciones cuando se producen cambios en la tendencia”.

Como las continuas revisiones al alza del pronóstico económico, que las predicciones se hayan quedado cortas, es otro indicio de que la recuperación del crecimiento se afianza. Así, solo en los años previos a la crisis (entre 2004 y 2007) ocurría lo que ha pasado en 2014: todos los analistas que controla la Diana Esade se quedaron, en sus previsiones, por debajo del avance real del PIB.

También ha resultado sensiblemente mejor, aunque aún muy elevada, la tasa de paro promedio de 2014. Así, si la Encuesta de Población Activa estableció que el 23,7% de la población activa española estaba desempleada el año pasado, los servicios de estudios, en promedio, anticipaban una tasa de paro del 26,1%. De nuevo, todos fueron pesimistas, y CEEM fue el que se quedó más cerca (un 25,2%).

En su análisis, Verdeguer destaca también que "nueve entidades previeron disminuciones de la tasa de desempleo, con la economía creciendo por debajo del 1,2%". Es decir, que muchos expertos sí anticiparon, aunque no con precisión, una de las relaciones que ha dominado la economía española a la salida de esta crisis: la creación de empleo con un crecimiento del PIB todavía muy moderado.

Más información