Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más allá del gotelé y la pintura lisa

Simular un estampado, un marmolado o la arena de la playa en la pared es posible gracias al esmalte decorativo

Pintura con efecto cristal, de Leroy Merlín
Pintura con efecto cristal, de Leroy Merlín

Las paredes de casa no tienen por qué ser aburridas. En ocasiones, se recurre a la simplicidad y a la comodidad en la decoración, optando por pintar de un único color las estancias. No se busca establecer un estilo ni tampoco generar una sensación. ¿Pero, sabe que en el mercado existen variedades de técnicas en pintura decorativa para personalizar sus paredes? Se puede crear un efecto estampado, aguado, arenado, trapeado o incluso marmolado.

Estas modalidades las puede realizar el propietario, ya que no requieren de gran dificultad. Simplemente es necesario disponer de los materiales adecuados y unas nociones básicas de aplicación.

Los expertos recomiendan empezar con la pintura acrílica, mucho más limpia, fácil de aplicar y económica. Además, destaca por ser de secado rápido. Para realizar los efectos es mejor recurrir a las esmaltadas y oleosas, ya que aportan texturas y volúmenes a las paredes.

Pero, ¿qué efectos se pueden crear y cómo realizarlos? Para los amantes de lo romántico, un método muy popular es recrear en paredes y techos un falso encaje con estampas o con moldes, por ejemplo, las blondas de papel que se utilizan en repostería pueden servir. Se aplica color sobre ellas y después se presiona suavemente sobre la superficie para dejar marcada la forma.

Pintura lisa combinada con pintura decorativa
Pintura lisa combinada con pintura decorativa

Para los que prefieran crear un ambiente rústico, pueden recurrir al efecto de pintura lavada o técnica aguada. Una pintura traslúcida que apenas tiene consistencia, puesto que está diluida en un 40% en agua. Se aplica mediante pequeños toques uniformes con brocha ancha, paño o esponja.

Desde pintomicasa.com aconsejan tener "mucho cuidado en las juntas al realizar distintos paños, requiere un poco de práctica y velocidad para lograr que no se noten. Practique con anterioridad en un cartón o en trozo de pared para observar el efecto y mejorar", comentan.

La mayoría de estas técnicas se basan en la utilización de dos o más colores superpuestos, a poder ser que contrasten con el estampado o el efecto buscado. Las tonalidades claras se dejan para la base y las satinadas o con semi brillo para los dibujos -si se hace al revés, estos últimos apenas se apreciarán-.

Los apasionados del mármol también pueden recrear en paredes o columnas las vetas características de esta piedra. ¿Cómo? Primero se aplica una capa de pintura en un color liso, se pasa un trapo para que no quede uniforme y al final con un pincel fino se dibujan las líneas irregulares que provocan el efecto marmolado.

Paredes craqueladas, esparcidas, difuminadas, lacadas o estucadas son otras tendencias en pintura decorativa. El famoso gotelé -técnica consistente en esparcir pintura al temple más espesa de lo habitual para disimular imperfecciones, de tal manera que al aplicarse aparezcan gotas- está pasado de moda.

Una de las razonas por las que esta última técnica apenas se utiliza es por la introducción en la tabiquería del cartón yeso o también conocido como pladur.

Pintura con efecto arena
Pintura con efecto arena

Si no es un manitas a la hora de aplicar o mezclar texturas y pinturas, sepa que en grandes superficies como Leroy Merlin comercializan pinturas con efectos. Por ejemplo, la hay que aparenta arena. Desde 21 euros el bote de cinco kilos que simula arena en tono crema, para interior y válido sobre gotelé, hasta los 53 euros que cuesta un bote de dos litros y medio que simula el revestimiento de granito, resistente a rozaduras y aplicable también en exteriores.

"Con un litro de pintura puede cubrir diez metros cuadrados de superficie aproximadamente. No obstante, hay que comprobar en las indicaciones que aparecen en el bote de pintura, ya que algunas tienen características diferentes", explican en el centro de bricolaje.

Ahora bien, si se tiene gotelé hay que tener en cuenta que las superficies rugosas absorben un 50% más de pintura que las lisas. "Si aplica una imprimación selladora evitará que la pared absorba tanta pintura y ayudará a que agarre mejor", añaden en Leroy Merlin.