Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal rechaza que Grecia pida préstamos sin compromisos

El primer ministro Passos Coelho propugna la creación del Fondo Monetario Europeo

El primer ministro portugués, Pedro Pasos Coelho.
El primer ministro portugués, Pedro Pasos Coelho. AFP

Ni un paso atrás. La sesión de control del Parlamento portugués al primer ministro, Pedro Pasos Coelho (PSD) no consiguió rectificación alguna de su postura contraria a la reestructuración de la deuda griega si el Gobierno de Alexis Tsipras no se compromete, en contrapartida, a un “cuadro de obligaciones”.

La sesión parlamentaria de hoy viernes se centró en la deuda griega y en el alineamiento de Portugal con Alemania. Pese a que todos los grupos de la oposición criticaron a Passos Coelho, este se mantuvo en la misma línea: "ayudar sí, pero que empleen el dinero de otros en levantar la austeridad, no". Y calificó la nueva propuesta griega -que horas después iban a tratar los ministros de finanzas del Eurogrupo- de “inaceptable”.

"El Gobierno griego ha pedido una extensión de los créditos, es decir, tener la facultad de poder gastar el dinero, pero no lo quiere acompañar con un cuadro de obligaciones ligado a ese dinero, y eso es inaceptable”.

Passos Coelho rechazó que hubiera discrepancias entre los diferentes países europeos, “porque se trata de una cuestión de reglas. Aquellos que quieren renegociar un programa lo tienen que hacer dentro del marco de las responsabilidades que contrajeron”.

Aún así, el primer ministro informó al Parlamento que había propuesto en el Consejo de Europa la creación del Fondo Monetario Europeo, con gobernantes elegidos por los países miembros, en sustitución del FMI y el BC en la troika. "Hay un conflicto de intereses", dijo "porque el BCE no puede estar sentado en los programas de deuda soberana de un país y, a la vez, estar en la mesa de negociaciones con ese mismo país para establecer las condiciones de emisión de la propia deuda".

Pinchado por los partidos de izquierda por su coincidencia con los intereses de Alemania, Passos Coelho le recordó a Catarina Martins (BE), su coincidencia con el Syriza griego. “Entiendo su gran desvelo en defender los intereses de Syriza, pero yo no fui elegido para defender los intereses de Syriza, fui elegido para defender los intereses de los portugueses”. Passos Coelho incluso se ofreció hacer campaña a favor de Catarina Martins si consigue algún crédito sin contrapartidas.

La posición de Passos coincide con la de su ministra de Finanzas, Maria Luís Albuquerque, que sigue su gira triunfal por Alemania, donde no para de recibir elogios. En declaraciones a la prensa afirma que “no estamos preparados para discutir otras condiciones” para Grecia, más allá de la previstas en el programa de rescate “que debe ser prolongado. Los 18 estados de la Zona euro, el Banco Central Europeo y el FMI estamos de acuerdo en ese punto. Cuando pido un crédito a mi banco, tengo que comprometerme a devolverlo y tengo que dar garantías. Así funciona el sistema”, recalcó Maria Luís Albuquerque.