Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amancio Ortega compra en Madrid el edificio de Gran Vía, 32

El inmueble alberga los estudios centrales de la cadena SER

Amancio Ortega, a la derecha, junto al presidente de Inditex, Pablo Isla.
Amancio Ortega, a la derecha, junto al presidente de Inditex, Pablo Isla.

El grupo Pontegadea, brazo inversor de Amancio Ortega, dueño de Inditex, para el sector inmobiliario, ha comprado el edificio ubicado en el número 32 de la Gran Vía de Madrid, lo que le convierte en casero de inquilinos rivales en el sector textil, como Mango, H&M y, en breve, también Primark, según informó en un comunicado el consorcio vendedor. Este inmueble alberga también la sede de la cadena SER (del grupo PRISA, editor de El País).

Longshore, la hasta ahora sociedad propietaria del edificio, está formado por PSP, APG, Phoenix Group y Sun Capital y liderado por Drago Capital. Las partes no han hecho público el precio de la operación.

El inmueble cuenta con una superficie construida total de 36.376 metros cuadrados, divididos en nueve plantas para oficinas y locales comerciales y actualmente se ultima su rehabilitación para albergar la tienda estrella (flaghsip store) de Primark en España. Además de las citadas cadena de moda, Gran Vía 32 también cuenta con un establecimiento de la enseña Lefties, perteneciente al grupo Inditex.

La compra se ajusta a las características habituales de las operaciones inmobiliarias de Pontegadea: inmuebles comerciales (oficinas, comercios) bien situados y ya ocupados. Por ejemplo, este fue el caso de la ya penúltima operación de esta sociedad, en Londres. El pasado 7 de enero la firma adquirió el edificio que ocupa la sede de la multinacional minera Rio Tinto en el centro de la capital británica por 265 millones de libras esterlinas, unos 335 millones de euros.

Con la operación, Ortega aumenta sus numerosas propiedades en Madrid, donde ya es el dueño de inmuebles emblemáticos como Torre Picasso.

El edificio fue diseñado en 1924 por el arquitecto Teodoro de Anasagasti. "La recuperación del uso comercial permitirá revitalizar el área como una de las principales arterias comerciales de Madrid, ayudará a recuperar las calles adyacentes e impulsará la economía de la zona", señala el comunicado de Drago.

Más información