Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España y Argentina retoman relaciones tras la crisis de Repsol e YPF

La cumbre de comercio del G-20 reúne a las autoridades de ambos países

El ministro de Comercio e Inversión de Australia, Andrew Robb, durante la inauguración de la cumbre del G-20 celebrada en Sidney
El ministro de Comercio e Inversión de Australia, Andrew Robb, durante la inauguración de la cumbre del G-20 celebrada en Sidney AFP

Las autoridades españolas y argentinas se han reunido por primera vez tras el fin de la crisis de YPF en abril, expropiada por el Gobierno argentino, que finalmente acordó con la compañía española Repsol una indemnización. El encuentro tuvo lugar el viernes en la cumbre de ministros de comercio del G-20 en Sydney (Australia) y el secretario de Estado de comercio, Jaime García-Legaz, calificó de “cordial” el encuentro con su homólogo argentino, Augusto Costa. “Era un momento adecuado para retomar las relaciones con el Gobierno argentino en materia de comercio y normalizar la situación desde el punto de vista de la relación institucional”, explicó GarcíaLegaz tras la cumbre.

El secretario de estado de Comercio aseguró que la reunión fue “satisfactoria para ambas partes” y dejó abierta la puerta a otro encuentro institucional en los próximos meses. “La idea es vernos institucionalmente cuando creamos que conviene hacerlo porque tenemos en la agenda asuntos a tratar”, explicó, y aclaró que todavía no hay fecha para la próxima reunión.

El Gobierno argentino lamenta las barreras españolas a la venta de biodiésel

El del viernes, fue el primer encuentro institucional entre ambos países tras el fin de la crisis diplomática con Argentina, que estalló en mayo de 2012 cuando la Cámara de Diputados votó a favor de nacionalizar YPF, la filial de Repsol en el país. Tras dos años de tensiones, la cámara argentina aprobó un pago de 3.700 millones de euros a Repsol como indemnización.

Una vez cerrado el frente por las petroleras, las discusiones entre los responsables de comercio abordaron otro tema que ha generado también cierta tensión: Costa expresó preocupación ante las dificultades de su país para exportar biodiesel a España. “Las quejas son con la Unión Europea, no específicamente con España”, se defendió García-Legaz. “Les explicamos cómo se habían tomado las decisiones y cómo la UE había decidido tomar unas medidas antidumping”, afirmó el representante español.

La agenda oficial de la cumbre del G-20 estuvo marcada por la preocupación de los países emergentes ante las dificultades para cumplir con los pactos alcanzados en el Acuerdo para la Facilitación del Comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC), firmados en Bali en diciembre de 2013. Australia anunció que aportará un millón de dólares australianos (unos 692.000 euros) adicionales para asistir a estos países. “La UE, Estados Unidos, otros países también han aportado fondos en los últimos días”, aclaró el ministro de comercio australiano, Andrew Robb. La OMT “actuará como enlace entre los países que necesiten fondos y los países que ofrezcan apoyo”, explicó el mandatario australiano.

Los emergentes advierten de la dificultad de asumir los pactos de la OMC

El anuncio llega pocos días después de que el secretario de comercio indio, Rajiv Kher, criticara que el acuerdo de Bali había dejado en segundo lugar el compromiso acerca de los subsidios alimentarios, esenciales para la economía india. Sin embargo, nueve días antes de que venza el plazo para ratificar el acuerdo, a finales de este mes, Robb afirmó que “países como India no se quedarán atrás”.

El acuerdo de Bali tiene como objetivo reducir las barreras al comercio internacional, algo que podría incrementar el Producto Interior Bruto global en un billón de dólares al año y crear 21 millones de puestos de trabajo, 18 millones de ellos en países en vías de desarrollo.

Sobre este asunto, García-Legaz reafirmó que la posición de España es que “ningún país puede caer en la tentación del proteccionismo como reacción a la crisis”. Según el secretario de Estado muchos países del G-20 respondieron de forma positiva a la última crisis financiera lo que, según dijo, ha contribuido a superarla “en un tiempo razonablemente más corto que en un escenario de proteccionismo general”. También subrayó que el acuerdo de Bali desbloqueó la Ronda de Doha, estancada desde 2008, y que, a pesar de que “siguen existiendo las dos líneas tradicionales de los países más desarrollados frente a la de otros emergentes”, el diálogo sobre la eliminación de las barreras fue bastante “constructivo”.

La tragedia del avión MH17 de Malaysia Airlines abatido en territorio ucraniano el viernes proyectó una sombra amarga sobre el encuentro del G-20. El país amaneció con las banderas ondeando a media asta por los 28 australianos que viajaban en el avión siniestrado, así como por el resto de las víctimas.

A lo largo del día, aumentó la presión sobre las autoridades australianas para que, ante la posible vinculación de Rusia en el siniestro aéreo, vetaran la presencia del presidente ruso, Vladimir Putin, en la reunión de líderes del G-20 del próximo mes de noviembre. Sin embargo, preguntado por el procedimiento formal para vetar la presencia de un miembro oficial en la cumbre, Robb admitió que no estaba familiarizado con las reglas a ese respecto. “Pero de momento es algo hipotético”, zanjó.