Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enfriamiento económico vuelve a impedir el despegue de México

El Gobierno mexicano redujo en 1,2% su previsión de crecimiento económico en 2014

El aumento de impuestos y la atonía de EE UU desaceleran la actividad en el primer trimestre, según los expertos

La plataforma Ku-M de Pemex en el Golfo de México.
La plataforma Ku-M de Pemex en el Golfo de México.

México ha vuelto a postergar su ansiada recuperación. El banco central rebajó este miércoles las previsiones de crecimiento del PIB para 2014. El pronóstico inicial planteaba un aumento de entre el 3% y el 4%. Pero la desaceleración de la economía en el primer trimestre ha llevado al Banco de México a recortar sus expectativas en siete décimas hasta situarlas en una horquilla del 2,3% al 3,3%. Esta caída es más dura de lo esperado por los analistas y deja prácticamente como imposible el objetivo gubernamental de alcanzar el 3,9% a final de año. Fruto de este enfriamiento, el emisor también reduce sus cálculos de creación de empleo.

Este viernes el Gobierno mexicano redujo en 1,2% su previsión de crecimiento económico en 2014. La Secretaría de Hacienda ha ajustado a la baja, del 3,9 al 2,7%, su previsión de expansión del PIB después de que el INEGI, el organismo de estadística, señalara que la economía tuvo un tímido avance del 1,8% en el primer trimestre respecto al mismo periodo de 2013. El subsecretario Fernando Aportela señaló que México alcanzará tasas "mucho más altas" de crecimiento una vez que las reformas estructurales impulsadas por el Gobierno comiencen a instrumentarse. 

Los datos, aunque estables en cuanto a inflación y tipos de interés, reflejan la dificultad casi crónica que tiene este gigante americano, de 118 millones de habitantes, para salir del estancamiento. Ya el año pasado las previsiones gubernamentales del 3,5% quedaron, tras sucesivos limados, en solo el 1,1%. Esta falta de potencia, que le aleja del boom que viven países como Colombia y Perú, se ha convertido en una de las espinas más dolorosas de la presidencia de Enrique Peña Nieto. Y también en el flanco por el que ataca la oposición.

El Banco de México, que dirige Agustín Carstens, atribuye el recorte a que la debilidad de 2013 persistió en los primeros meses de 2014, aunque no especifica cuáles son las causas de esta prolongada atonía. Los analistas apuntan directamente a la subida de impuestos de principios de año. “La reforma fiscal golpeó el consumo al reducir los ingresos disponibles de las familias e introdujo modificaciones que frenaron la inversión. Además, el tipo de cambio se ha apreciado y eso afecta a la economía”, explica el profesor-investigador del Colegio de México, Gerardo Esquivel.

La borrasca, en todo caso, es sólo pasajera para el banco central. “Una vez que se diluyan los efectos temporales que afectaron a la actividad económica, el crecimiento de México se verá favorecido por una mayor demanda externa y por los impulsos fiscal y monetario que están en marcha”, augura el informe.

Parte de este optimismo se debe a que, sin descartar posibles episodios de volatilidad financiera, el equipo de Carstens da prácticamente por terminado el periodo de incertidumbre en la política monetaria en Estados Unidos. Este afianzamiento del gran vecino del norte y su más que probable aceleración económica hace prever una mejora.

“México tiene capacidad para crecer. A principios de año, el ajuste fiscal afectó al consumo privado, y Estados Unidos se estancó provocando la caída de las exportaciones. Pero el efecto retractivo de la subida de los impuestos ya pasó, mientras que los beneficios del aumento del gasto público fruto de esa recaudación se verán a lo largo del año”, señala el profesor-investigador del CIDE, Raúl Feliz.

Los peligros que ve Carstens para 2014 y 2015 se refieren a un sorpresivo empeoramiento de EE UU, pero sobre todo, a que la confianza del consumidor, muy golpeada por el estancamiento crónico y las nuevas exacciones fiscales, no mejore. Esto podría conducir a que el gasto privado se descolgase del escenario de recuperación. 

Más allá de la coyuntura, el banco central aprovecha el análisis para hacer un repaso de los males que lastran a la economía mexicana. El primero y más importante, según el informe, es la baja tasa de productividad. El camino para desatascar esta turbina pasa por un “amplio proceso de transformación de la vida nacional” que “requiere un profundo cambio en las instituciones”. Se refiera así el análisis oficial a la amplia batería de reformas puesta en marcha por Peña Nieto. Una agenda que recibe los parabienes del guardián de la estabilidad monetaria y la inflación. “Es positivo que se estén llevando a cabo reformas estructurales encaminadas a incrementar la productividad. […] Las modificaciones a la Constitución que en meses previos fueron aprobadas en materia de telecomunicaciones, de competencia económica, de energía y de educación constituyen un paso fundamental en el proceso de cambio estructural que requiere este país”, indica el texto.

El respaldo del Banco de México a la política de Peña Nieto viene acompañado de una advertencia: la posibilidad de que el impulso reformista se diluya en la letra pequeña de la normativa: “Es imperativo que estos avances se vean respaldados por leyes secundarias que preserven el espíritu de las modificaciones constitucionales. Asimismo, para lograr que las reformas alcancen su máximo potencial sobre el crecimiento de la productividad y, por lo tanto, sobre la actividad económica y el bienestar, también es necesario que sean implementadas adecuadamente en los siguientes años”.

El enfriamiento de las expectativas de crecimiento toca una fibra sensible del Gobierno. Su apuesta por una amplia reforma legislativa venía acompañada por la promesa de una mejora de la actividad económica. Las encuestas indican que el retraso en la recuperación ha empezado a provocar una frustración generalizada. En este contexto, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, afirmó que el crecimiento generado por las reformas estructurales no llegará hasta 2016, fecha en la México alcanzará un aumento anual sostenido del PIB del 5%. Con todo, el secretario de Hacienda ofreció datos positivos del primer trimestre como la subida del 17% de la inversión extranjera directa respecto al mismo periodo de 2013.