Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez admite una querella de Jaime Botín contra la CNMV por revelar secretos

Investiga al secretario del Consejo por divulgar detalles de la multa al banquero

Sede de la CNMV en la calle Edison, de Madrid.
Sede de la CNMV en la calle Edison, de Madrid.

Jaime Botín, consejero y presidente de Bankinter hasta 2002, ha interpuesto una querella contra el secretario del consejo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Fabio Pascua Mateo, según fuentes judiciales. Botín le acusa de “revelación de información reservada”, que está penado, en caso de funcionario, con multa, inhabilitación de 1 a 3 años, o incluso prisión de dos a cuatro años, según el artículo 417 del Código Penal.

El caso, admitido a trámite por el juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, se origina en el expediente sancionador impuesto por la CNMV, y ratificado por el Ministerio de Economía, en enero pasado, porque Jaime Botín ocultó al mercado que poseía un 7,8% del capital de Bankinter en un banco suizo. La multa, aun pendiente de pago, ascendió a 700.000 euros.

La denuncia se justifica en que varios medios de comunicación publicaron aspectos considerados estrictamente reservados que fueron extraídos del expediente disciplinario.La defensa del banquero confirmó los hechos. Incluso, en algunos medios se reprodujeron textos literales de las decisiones de la CNMV y en otros se adelantó el contenido de la postura de la Comisión, con fechas, orden del día de las reuniones y otras circunstancias consideradas secretas. Fuentes de la CNMV no hicieron ningún comentario.

El delito de revelación de secretos es difícil de demostrar. Aunque el responsable inicial de la información es una persona, posteriormente es conocida por otras más en los diferentes consejos en los que se aprueban estas medidas. En este caso, lo supo todo el consejo de la CNMV, compuesto por ocho personas. Además, es de suponer que las tres direcciones generales dependientes del Servicio Jurídico (la asesoría jurídica, la de contencioso y sanciones y el departamento de inversores), también podían conocer la situación del expediente.

La policía judicial indaga cuántas personas conocieron la información

Los máximos responsables del Ministerio de Economía también conocieron este expediente ya que ratificaron la sanción. Todo esto, sin perjuicio del personal auxiliar y secretarias de los departamentos que elaboraron los documentos.

En resumen, no parece fácil para determinar quién exactamente ha podido ser el responsable de la revelación. Por eso, el juez, tras admitir a trámite la denuncia, consultó con la fiscalía y acordó, el 12 de marzo pasado, que la policía judicial realizar las gestiones necesarias para el esclarecer la identidad de la persona o personas que hubieran podido revelar el contenido del expediente sancionador a los medios. El 20 de marzo pasado, el juzgado notificó la causa a Fabio Pascua en calidad de imputado.

Jaime Botín presentó diferentes escritos en la CNMV y en Economía reclamando la confidencialidad de su expediente, sin que haya habido respuesta, según fuentes de su defensa. Economía multó también a otras dos fundaciones familiares (ABC Heritage Foundation y DEF Heritage Foundation) a pagar otros 150. 000 y 50. 000 euros, respectivamente. Ambas entidades —que tienen como beneficiarios a los seis hijos de Emilio Botín, presidente del Santander y hermano de Jaime— tampoco informaron de que controlaban el 6% de Bankinter. Botín no ha recurrido la multa.