Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En casa, mejor que en la oficina

Hay sillas en el mercado desde un euro si se compra la mesa

Fotogaleria Fotogaleria
Ambiente de trabajo moderno de Portobellostreet.

Cada día son más los que se decantan por tener la oficina en casa. Según los últimos datos del INE, referidos a 2012 y que engloban tanto a asalariados como a trabajadores por cuenta propia, casi un 8% de los madrileños teletrabajan desde su propia residencia, ya sea para reducir costes o como forma de conciliación familiar. En España, el 21,8% de las empresas cuenta ya con programas de trabajo remoto.

Soporte para ordenador portátil BRÄDA, de Ikea.
Soporte para ordenador portátil BRÄDA, de Ikea.

Los despachos deben situarse en zonas luminosas y agradables. Las estancias con luz natural ayudarán a trabajar mejor y a ahorrar energía. Y la elección del mobiliario es decisiva en la creación de un ambiente agradable. La tienda online de decoración Portobellostreet tiene una amplia oferta. Para los más originales, hay ambientes de inspiración vintage y retro. Y, para los más clásicos, silla y mesa de escritorio victorianas, con unas medidas de 75×135×75 centímetros de fondo. Van desde los 1.500 euros hasta los 13.000 que alcanza la colección Gallery de Mariner. Los ambientes coloniales son mucho más baratos, desde el más sencillo a 700 euros —con cajonera, borriqueta con estante para PC, tapa de cristal, silla Mireia y estante de pared— hasta los 5.000 euros.

Si no disponemos de una habitación en exclusiva es aún más importante la decoración. Cualquier lugar de la casa puede ser aprovechado, si se aprende a jugar con los espacios. La solución más eficaz para los reducidos, donde en un mismo ambiente se une vida personal y laboral, es optar por separadores o biombos. En Ikea se venden desde 40 euros, con un ancho de 47×162 centímetros de alto, hasta los 120 euros para los fabricados a mano. Al ser plegables, apenas ocupan.

Conjunto funcional de escritorio en pequeñas dimensiones, de Portobellostreet.
Conjunto funcional de escritorio en pequeñas dimensiones, de Portobellostreet.

Otra alternativa es darle una función diferente a los muebles del hogar para que actúen como separadores de ambientes.

Las estanterías modulables de Ikea parten de los 70 euros, con un ancho de 79×149 centímetros de alto. Se pueden colocar tanto en vertical como en horizontal, como estantería o aparador. Permiten colocar desde objetos de decoración hasta material de ofimática. También cuentan con espacio detrás para los cables.

Una vez se tenga el espacio, hay que dejar volar la imaginación para empezar a decorarlo. Imprescindible disponer de mesa y silla cómodas. La pieza básica, sin duda, es la mesa de escritorio. En la tienda online CarMöbel disponen de una amplia gama en diversos tamaños, pero si no se dispone de mucho espacio, se puede optar por el diseño más funcional, como una caja de madera laqueada en azul, que mide 55×25×67 centímetros, cuya tapa se abate y se convierte en un escritorio volado a un precio de 189 euros, o un escritorio de madera, de tan solo 83×45×89 centímetros, que cabrá en cualquier rincón a un precio de 159,90 euros.

Elegir bien la silla es esencial para evitar lesiones. No se debe basar esencialmente en la estética, pero es aconsejable que cumpla con los dos requisitos cuando el entorno del hogar se mezcla con el laboral.

El precio no es pretexto para no conseguir muebles de oficina. Ofiprix comercializa la silla desde un euro si se compra además una mesa. Se puede elegir entre más de setenta modelos: giratorias, ergonómicas, multifuncionales o de dirección, hasta un valor equivalente al 60% del precio de la mesa.

Los expertos aconsejan decantarse por la ergonómica, ya que soportará mejor la parte baja de la espalda y permite mantener una buena postura para evitar problemas lumbares.

La limpieza y el orden también son fundamentales, por lo que no pueden faltar cajoneras, archivadores o cajas. Y, para darle un toque más atractivo y personal a la zona de trabajo, algún cuadro, marcos de fotos con imágenes significativas sobre la mesa o alguna planta que dé un toque de vida a la estancia y purifique el ambiente.