Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio de los servicios baja por primera vez en más de medio siglo

El INE confirma que el IPC se modera al 0,2% en el arranque de 2014

El descenso de los carburantes lleva al enero menos inflacionista desde 1961

Cola de automóviles a la entrada de una gasolinera.
Cola de automóviles a la entrada de una gasolinera. EFE

La peor crisis de la democracia enlaza ya seis años, y la estadística no deja de aflorar resultados históricos. La prolongada debilidad del consumo de las familias, sobre todo ahora que no hay nuevas subidas de impuestos, ha hecho mella incluso en el precio de los servicios, que suelen ser uno de los elementos más inflacionistas del índice de precios de consumo (IPC) español. Según detalló este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), se abarataron en enero un 0,1% respecto al mismo mes de 2013. En la serie estadística, que recopila datos desde hace más de medio siglo, la tasa anual del precio de los servicios nunca había caído.

La difusión de los datos de enero sirvió también para corroborar lo que ya había anticipado el INE hace dos semanas: la inflación se moderó en el arranque de 2014, al pasar el índice general del 0,3% de diciembre al 0,2% en tasa anual, que es el menor incremento de precios en este mes desde 1961.

La expectativa de precios bajos durante largo tiempo no es buena para la recuperación

Con la mayoría de los precios de bienes y servicios estancados, fue determinante la evolución de los combustibles, que se han abaratado en el paso de diciembre a enero. El precio de los carburantes pasó de subir un 1,7% en tasa anual al cierre de 2013 a caer un 0,7% en el inicio de este año. Solo el aumento de la tarifa de la luz (un 2,3%, tras la intervención del Gobierno para evitar una escalada mayor), hizo que el índice de precios general siguiera en territorio positivo.

El descenso en los carburantes tuvo también su incidencia en la evolución de los servicios, ya que influyó en la moderación de los precios de transporte urbano e interurbano en el arranque del año. Hubo, además, un nuevo descenso de precios en los servicios telefónicos. Y algo mucho menos frecuente: hoteles, cafés y restaurantes, uno de los grupos con más peso en la elaboración del IPC, apenas se encareció, en promedio, un 0,1% respecto al mismo mes de 2013.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).

El estancamiento en los precios de la hostelería no se produjo ni siquiera en 2009, cuando la Gran Recesión desinfló la escalada en la cotización internacional de alimentos y carburantes, lo que llevó a varios meses de retroceso en el índice de precios de varios países europeos, incluida España. Una situación inaudita en las últimas décadas, que encendió el debate sobre el riesgo de deflación (una caída persistente y generalizada de precios que podía agravar la crisis económica).

En 2009, casi la mitad de las 126 subclases en las que se divide el IPC llegó a registrar tasas negativas. En enero de este año, la proporción es solo ligeramente inferior, aunque los expertos y los organismos oficiales siguen descartando que el riesgo de deflación vaya a tomar cuerpo. Los analistas privados anticipan que la inflación media de 2014 se situará en el 0,5%, aunque es posible que en algún mes sí vuelvan a registrarse tasas negativas.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, optó por destacar en conferencia de prensa que la “estabilidad de precios” facilita la moderación de los salarios, sin dañar aún más el poder adquisitivo de las familias. Latorre sostuvo que la congelación de sueldos permite a la economía española recuperar competitividad. Y soslayó la incidencia del débil consumo en esa “estabilidad de precios”.

Más información