Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Se sitúa en 13.410 millones de euros

El gasto en innovación tecnológica en España desciende un 9,1% en 2012

La inversión en este área cayó el año pasado en 13 comunidades autónomas

A pesar de que aparece señalada constantemente en los mensajes de los políticos, los empresarios y los analistas como la vía para salir de la crisis en España, el gasto en innovación tecnológica en 2012 fue de 13.410 millones de euros, un 9,1% menos que el año anterior, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ya admitió el mes pasado que la inversión era insuficiente. “He sido un ministro que ha hablado poco de ciencia y de I+D+i. Teníamos otras prioridades, ya saben”, comentó en un acto en Madrid. Guindos prometió entonces un aumento del 10% para 2014 después de hacer un análisis de la investigación y desarrollo (I+D) en España en comparación con otras economías europeas.

El informe de la innovación tecnológica en 2012 muestran que más de la mitad de la inversión se dirigió a la I+D interna —la que se realiza dentro de la propia empresa— mientras que la I+D externa recibió un 20,7% un 17,1% se destinó a adquirir maquinaria, equipos o sistemas tecnológicamente más avanzados.

El gasto cayó en todos los sectores —un 6,6% en la industria, un 33,1% en la construcción y un 11,1% en el sector servicios— salvo en agricultura, donde aumentó un 22,9%. Por ramas de actividad, las empresas de Servicios de I+D representaron el mayor porcentaje del total del gasto en innovación tecnológica (con un 12%), seguidas por las empresas de Vehículos de motor (11,5%) y las de Farmacia (8,4%).

Por comunidades autónomas, el mayor gasto en innovación tecnológica sobre el total nacional se produjo en la Comunidad de Madrid (un 33%), Cataluña (24,7%) y País Vasco (11,3), que suman dos terceras partes. Pero si hablamos de la variación respecto al año anterior, la inversión cayó en todas las autonomías salvo en Castilla y León, que registró un aumento del 11%, Galicia (9,9%), Extremadura (5,9%) y Cantabria (0,7%).

Empresas innovadoras

Por otra parte, el documento indica que el 25,9 % de las empresas españolas de 10 o más asalariados fueron innovadoras en el periodo 2010-2012, teniendo en cuenta las innovaciones tecnológicas (de producto o proceso) y las no tecnológicas (organizativas o de comercialización).

Las ramas de actividad que tuvieron mayor porcentaje de empresas innovadoras en el sector Industria fueron Industrias del petróleo (con el 75%), Farmacia (73,1%) y Productos informáticos, electrónicos y ópticos (68%). En el sector Servicios destacaron las ramas de Servicios de I+D, con el 81,1% de empresas innovadoras, Programación, consultoría y otras actividades informáticas (56,9%) y Telecomunicaciones (40,8%).

Las comunidades autónomas con mayor porcentaje de empresas innovadoras en el periodo 2010-2012 fueron País Vasco (32,6%), La Rioja (31,4%) y Aragón (29,7%).

Respecto a las innovaciones tecnológicas, el 13,2% de las empresas españolas de 10 o más asalariados fueron innovadoras de producto proceso en el periodo 2010-2012, mientras que las empresas con innovaciones tecnológicas o con innovaciones tecnológicas en curso o no exitosas (EIN) representaron el 15,5%.

Innovación de producto

La innovación de producto en el periodo 2010-2012 representó el 33,1% de las ventas de las empresas innovadoras de producto en 2012. El INE ha desglosado este porcentaje en el 12,4%, considerando los productos que representaron una novedad para el mercado y el 20,7% si se consideran los productos que únicamente fueron novedad para la empresa.

Por su parte, la cifra de negocios debida a productos sin alterar o ligeramente modificados significó el 66,9% del total de la cifra de negocios de las empresas innovadoras de producto.

Por otro lado, un 26,3% de las empresas EIN cooperó en actividades de innovación tecnológica en el periodo 2010-2012. El 51,6% de las empresas EIN consideraron que las fuentes de información internas (dentro de la empresa o grupo de empresas) fueron las más importantes para llevar a cabo proyectos de innovación tecnológica. Por su parte, un 46,2% de estas empresas consideró que las fuentes de información del mercado (proveedores, clientes, competidores o consultores) tuvieron gran relevancia.

El 47,2 por ciento de las empresas EIN señaló que el objetivo prioritario de sus actividades innovadoras fue la consecución de una mayor calidad en sus bienes o servicios. El 37,8 por ciento señaló como objetivo prioritario la ampliación de la gama de bienes o servicios.

Innovación no tecnológica

Respecto a las innovaciones no tecnológicas, el 20,5% de las empresas españolas de 10 o más asalariados desarrollaron innovaciones organizativas o de comercialización en el periodo 2010-2012. Dentro de las innovaciones no tecnológicas, el 16,9% del total de empresas realizaron innovaciones organizativas en ese periodo.

Los objetivos que declararon como más relevantes para llevar a cabo innovaciones organizativas fueron la mayor calidad de sus bienes o servicios (el 56,8%) y la reducción del periodo de respuesta a las necesidades de un cliente o proveedor (el 52%).

Por su parte, el porcentaje de empresas con innovaciones de comercialización fue del 11,2% del total de empresas. Las empresas con innovaciones de comercialización señalaron como objetivo prioritario para desarrollar este tipo de innovaciones no tecnológicas el aumento o mejora de la cuota de mercado (el 48,1%).

En el sector industrial las ramas con mayor porcentaje de empresas con innovaciones no tecnológicas fueron Construcción aeronáutica y espacial (54,1%), Farmacia (51,8%) y Industrias del petróleo (50%). En el sector Servicios destacaron las ramas de Servicios de I+D (63,8%), Programación, consultoría y otras actividades informáticas (43,5%) y Telecomunicaciones (33,2%).

Los últimos datos del instituto europeo de estadística Eurostat, de 2010 —cuando los recortes en este área eran menores— la media de la UE de los 27 era invertir un 2% del PIB en I+D, y España estaba en el puesto 16º, con un 1,4%.