Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roig: “Sin ir a Harvard sino a ‘Harvacete’, los fruteros son más listos que nosotros”

El dueño de Mercadona detalla su nueva gran apuesta por el sector agroalimentario español

Admite que cometieron un "grave error" al decidir tratar los productos frescos como los secos

Juan Roig, presidente de Mercadona, en el congreso de Aecoc
Juan Roig, presidente de Mercadona, en el congreso de Aecoc

Juan Roig, el dueño de Mercadona, ha detallado esta mañana en Valencia su nueva gran apuesta por el sector agroalimentario español en una revolución de la empresa que, ha asegurado, va a ser más importante que la que realizó al establecer su sistema de proveedores o al lanzar la marca Hacendado. Esa apuesta, ha destacado, ha sido la causa para retrasar su salida al exterior del país, que tenía decidido iniciar por Italia.

Roig ha puesto un ejemplo gráfico: en 2009, Mercadona apenas compraba pescado español, importándolo desde diversos puntos del mundo, especialmente el continente americano. El año que viene, en cambio, calcula que adquirirá 40.000 toneladas en España, buena parte de ellas directamente en las lonjas. En los próximos trimestres y años, la compañía hará lo mismo con las frutas y verduras, el horno, la carne y la charcutería con el objetivo de mejorar la frescura y la calidad de los productos.

Durante su intervención en el congreso de la asociación de fabricantes y distribuidores Aecoc, Roig ha subrayado el potencial del sector agroalimentario en España. Junto al turismo, ha afirmado, una de las palancas que más pueden contribuir al desarrollo económico del país en los próximos años. “Yo no soy de ‘compre producto español’. Hay que comprar el mejor producto al mejor precio posible. Pero si compras producto en tu país generas riqueza y consigues ventajas logísticas”, ha afirmado. El desafío del sector primario, ha advertido a la vez, consiste en elevar su productividad a niveles de países como Francia.

El propietario de la cadena de supermercados ha admitido que la empresa cometió un grave error al decidir tratar los productos frescos como los secos hacia 2008, ofreciéndolos casi todos empaquetados. “La gente quiere una berenjena buena, recogida ayer y vendida hoy”, ha dicho. Y como prueba de la equivocación ha puesto la imagen de que alrededor de cada Mercadona “no hay ningún colmado pero hay ocho fruterías”. “Los fruteros sin ir a Harvard”, ha añadido, “sino a Harvacete fueron más listos que nosotros”.

Roig ha explicado que la clave para crear una “cadena agroalimentaria sostenible”, que debería estar lista en año 2020, es que todos los elementos del a cadena, desde los productores, estén satisfechos porque ganen suficiente siendo muy productivos.

Y que ello debe hacerse a través de la innovación, que ha ejemplificado en un vídeo con una “fábrica” móvil, asentada sobre una especie de tráiler, que se traslada hasta el medio de un campo de lechugas, donde son recogidas, lavadas y envasadas y llevadas directamente a las tiendas. Una invención que los proveedores de Mercadona ya están utilizando.

Todo ese cambio ha exigido, ha asegurado, una inversión de 15 millones de euros para formar a 21.000 trabajadores y que estos vuelvan a saber cortar y limpiar el pescado o aconsejar recetas de cocina en la carnicería al corte. Este año Mercadona no creará tantos empleos como en los dos años anteriores porque en ese periodo, ha indicado, la empresa aceleró las incorporaciones con el objetivo de preparar a los nuevos trabajadores para el salto que está dando ahora en los productos frescos. Entre 2011 y 2012, en plena crisis, Mercadona creó 10.500 empleos.