Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRANSPORTE CARRETERA

Aseta pide peajes en las autovías y propone un plan inversor de 1.335 millones

El presidente de ASETA, José Luis Feito. EFEArchivo Ampliar foto
El presidente de ASETA, José Luis Feito. EFE/Archivo EFE

La patronal de las concesionarias de autopistas, Aseta, ha propuesto al Gobierno un plan de inversión para las autopistas de peaje maduras del entorno de 1.334,7 millones al año y ha insistido en la necesidad de implantar peajes en autovías para ingresar hasta un máximo de 10.000 millones anuales.

En una rueda de prensa, el presidente de Aseta, Jose Luis Feito, ha señalado que este plan inversor se llevará a cabo por parte de las sociedades concesionarias a cambio de alargar el periodo concesional.

Según sus cálculos, este importe redundaría en un retorno fiscal para la Administración de 760,8 millones y permitiría la creación de 24.025 puestos de trabajo.

En un contexto marcado por la caída de la inversión en infraestructuras, Feito ha reiterado que es "insostenible" financiar presupuestariamente una red de alta capacidad como la española, de más de 12.000 kilómetros, por lo que ha subrayado que el futuro del sector estará inevitablemente vinculado a la aplicación generalizada de un pago por uso de la infraestructura.

Según diversos estudios, los ingresos anuales oscilarían entre los 1.691 y los 10.000 millones de euros dependiendo del sistema de tarificación que se implante. "Podría ser un peaje selectivo para algunos tramos y determinados tipos de vehículos", ha indicado Feito, que cree que este mecanismo limitaría el coste político de una medida de estas características.

En este sentido, Feito ha defendido la viabilidad de las autopistas radiales de Madrid, todas ellas en concurso de acreedores, si se tarifica la M-50, una vía cuya construcción y mantenimiento asumieron las constructoras que se adjudicaron las radiales.

En su opinión, las cuentas de compensación y los préstamos participativos unidos a la implantación de peajes en algún punto garantizaría la viabilidad del sistema concesional español sin necesidad de crear una sociedad estatal que asuma las autopistas en quiebra.

El Ministerio de Fomento negocia desde hace tiempo crear una entidad similar a la extinta Empresa Nacional de Autopistas (ENA) para integrar a diez autopistas de peaje con problemas.

Inicialmente, estaba previsto que el valor residual de estas concesiones representase el 20 % del capital de la empresa, en tanto que el 80 % restante será controlado por la Sociedad Estatal de Infraestructuras de Transporte Terrestre (Seittsa), un reparto que no gusta a todas las partes.

Además, la patronal de concesionarias ha solicitado una modificación del marco normativo concesional que establezca una transferencia y asunción de los riesgos más racional y con una delimitación clara y objetiva del riesgo de demanda y una garantía de tráficos mínimos.

El nuevo marco normativo pasaría también por identificar con mayor claridad el concepto de equilibrio de estas vías, el riesgo imprevisible -incluyéndolo como elemento de ruptura del contrato y estableciendo el derecho a la compensación-, el concepto de fuerza mayor y solicitando que no habrá competencia desleal por parte de la Administración.

Todas estas medidas, ha subrayado Feito, se llevarían a cabo sin necesidad de recurrir a capital público y sin alterar el déficit público.

Con respecto a la situación macroeconómica del país, el también presidente de la Comisión de Economía de la CEOE, José Luis Feito, ha asegurado que la economía española ha iniciado su fase de recuperación este verano y que todo indica que en los próximos meses se van a revisar al las cifras de crecimiento.

"La economía se va a recuperar más de lo que dice el Gobierno", ha añadido Feito, que ve imprescindible un cambio en la política de infraestructuras del país para recuperar la inversión.