Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez vuelve a mandar a Miguel Blesa a la cárcel y esta vez sin fianza

El expresidente de Caja Madrid ha acudido a declarar otra vez por la compra del National

La medida había sido solicitada por la acusación particular y sin el visto bueno de la Fiscalía

La clave son los correos hallados en el ordenador del banquero

El furgón que lleva a Miguel Blesa a la cárcel de Soto del Real desde los juzgados de Plaza Castilla
El furgón que lleva a Miguel Blesa a la cárcel de Soto del Real desde los juzgados de Plaza Castilla

Elpidio José Silva, titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, está convencido de que la compra del City National Bank de Florida (CNBF) fue una operación turbia. Y para ello está investigando los correos electrónicos (varios miles) encontrados en los ordenadores personales de Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid. Sin embargo, en el auto no le acusa de ningún desfalco concreto, sino de “eludir el control administrativo en la operación” (de la Comunidad de Madrid y del Banco de España), “aceptando los males posibles y confiando a la pura fortuna que tales males no se produjesen”. También le recrimina que “el precio de compra excede respecto al abonado por el Popular y Sabadell en bancos también domiciliados en Miami”, así como realizar la operación “sin un análisis mínimamente solvente de viabilidad y el pago de un sobreprecio”.

El juez Silva está convencido de que existen “indicios de criminalidad” en esta compra, realizada en abril de 2008, que ascendió a 1.117 millones de dólares. Por eso, no dudó en ordenar de nuevo este miércoles, por segunda vez, la prisión para el expresidente de Caja Madrid. Esta vez sin fianza. “Se aprecia un innegable riesgo de fuga”, asegura el juez, pese a que Blesa tiene retirado el pasaporte. También apunta que, en libertad, Blesa “pudiera incurrir en ocultación, alteración o destrucción de las fuentes de prueba relevantes para el enjuiciamiento, por las personas que pudieran colaborar” con el imputado. El sindicato Manos Limpias pidió la prisión incondicional y la Fiscalía se opuso radicalmente a la medida. Pasadas las once de la noche ingresó en la prisión madrileña de Soto del Real, donde llegó en un furgón de la Guardia Civil que había salido de los juzgados de la plaza de Castilla de Madrid poco después de las 22.30.

Esta es la misma causa por la que Blesa pasó por la cárcel hace tres semanas. Y se le acusa de lo mismo: supuestos delitos societarios, administración desleal, falsedad en documento y posible apropiación indebida. De todos ellos, el del delito societario sería en el que más interés está poniendo el juez. Según el código penal, el castigo puede llegar a los siete años de prisión con los agravantes que se pueden añadir a este delito.

El interrogatorio empezó a media mañana de este miércoles por el exdirector financiero, Ildefonso Sánchez Barcoj, que duró casi tres horas. A continuación, fue Blesa, que estuvo unas dos horas y media. El financiero fue preguntado sobre varios correos electrónicos que este se cruzó con Blesa antes de la adquisición del banco de Miami. El 23 de octubre de 2008, una vez acordada la adquisición, pero sin realizar el pago, Sánchez Barcoj envió un correo a Blesa en el que le decía: “Como sabes cubrimos en su momento no solo la totalidad de las dos compras sino 100 kilos más por si se ponía algo a tiro”. Las dos compras se referían a la hipotecaria Su Casita y al banco de Florida.

Contradicciones entre imputados

Para el juez, “ha dado lugar a tal cúmulo de contradicciones entre las versiones de Blesa e Ildefonso que abundarían en demasía el sentido de esta resolución”. El juez recrimina a ambos que hicieron esta operación “sin el menor control o fiscalización previa en el marco del organigrama al efecto de Caja Madrid”.

Pocos minutos después, Blesa, en supuesta relación con esta cantidad, respondió en otro mensaje: “No era solo el encarecimiento sino el límite de autorización por la Comunidad de Madrid. Deja que alguien entre al trapo, le daremos un buen pase. Moraleja: Hazle a todo la prueba del stress, lo que puede salir mal sale mal y si sale mal... ni te cuento”. Preguntado Blesa por este asunto, dijo que no lo recordaba, reza el auto.

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa a su llegada a los juzgados de Plaza de Castilla
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa a su llegada a los juzgados de Plaza de Castilla

En el auto se habla de un informe del Banco del España que afirmaba que la compra supuso un deterioro del fondo de comercio de Caja Madrid de 581 millones de dólares “prácticamente la mitad de su valor”. Blesa criticó este escrito del Banco de España diciendo que es “tendencioso y que no lo comparte”, recuerda el juez.

Estos correos se encontraron en los archivos de los ordenadores que Blesa guardaba en su domicilio y que entregó al juzgado. Al margen de esto, Bankia entregó archivos con miles de correos personales de Blesa que se mantenían en sus dependencias. Un equipo de la Guardia Civil sigue investigando estas comunicaciones.

El juez está recusado por la defensa de Blesa por el caso de la investigación de un crédito al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. Como la investigación del banco de Florida es una pieza aparte, Silva considera que puede seguir juzgando al expresidente de Blesa. No obstante, el juez estableció conexiones entre la concesión del crédito a Díaz Ferrán con la compra del banco y por eso decretó la prisión de Blesa hace tres semanas por la compra de este banco, aunque en aquella ocasión con fianza.

Tras los interrogatorios, Silva comunicó de viva voz al acusado los cargos por los que lo envía a prisión incondicional, solicitada por Manos Limpias, la acusación particular. La Fiscalía se opuesto con gran vehemencia y esgrimió el gran arraigo social de Blesa y la falta de firmeza de las acusaciones. Silva, sin embargo, no dudó en ordenar su ingreso, pese a que el caso todavía está en fase de instrucción.

Los abogados de Blesa, según adelantan fuentes judiciales, pedirán ahora la revocación del auto del ingreso en prisión ante la Audiencia Provincial de Madrid, un trámite que podría durar entre dos y tres semanas. Las mismas fuentes consideran que es muy probable que este órgano revoque la decisión del magistrado, lo que le permitiría salir a Blesa a la calle en ese plazo.

Segundo ingreso en prisión

El juez ya ordenó el ingreso de Blesa en la prisión de Soto del Real el 16 de mayo. El banquero salió de la cárcel en menos de 24 horas tras depositar la fianza de 2,5 millones de euros impuesta por el magistrado, ya que la acusación no solicitó entonces la prisión incondicional y reclamó una fianza. Ahora, este extremo ha cambiado tras la decisión de Manos Limpias de solicitar prisión incondicional. El argumento de la acusación es la “capacidad de maniobra” que demostró el expresidente de Caja Madrid al abonar tan rápidamente —menos de 17 horas— el dinero de la primera fianza.

A su llegada a la sede judicial a las 11.30, el banquero comentó a los numerosos periodistas que le esperaban en la madrileña Plaza de Castilla que desconocía el motivo de la citación. El juez también habla en el auto de la venta a pérdidas que ha realizado Bankia y sentencia: “La declaración de hoy de Blesa arroja más dudas sobre la intención sumamente desviada que pudo latir bajo la adquisición de CNBF”.

Más información