Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo un millón de empleados trabaja en la construcción

El sector servicios pierde más de 300.000 empleos en un trimestre

Otro mal trimestre para la construcción. Y eso que fue el sector menos castigado de los cuatro. Desde que comenzó la crisis, en mayor o menor medida, el ladrillo apenas ha tenido tregua. Solo a comienzos de 2010 parecía que iba a levantar cabeza. Flor de un trimestre. Al siguiente siguió cayendo. Y así hasta este último en que ha vuelto a perder empleo. Ya solo quedan 1,04 millones de ocupados trabajando directamente en este sector, que en tres meses ha perdido casi 25.000 puestos de trabajo más.

Pocas cosas se pueden entender en esta crisis (ni en las finanzas ni en el empleo) sin partir de la burbuja inmobiliaria, que estimuló la deuda y el empleo. Ahora, casi seis años después de que comenzara la caída, la construcción ha destruido casi tres millones de puestos de trabajo.

No ha sido, ni de lejos, el sector que más empleo ha perdido. Ese deshonroso puesto lo ha logrado los servicios. En los últimos tres meses, los servicios se han dejado 170.500 puestos de trabajo. Ni la Semana Santa, que siempre estimula el turismo, ha amortiguado el golpe. La segunda recesión de esta crisis ha hecho mucha mella en una rama que ocupa a la gran mayoría de ocupados españoles.

La industria, por su parte, destruyó empleo a mayor ritmo que lo hacía: 66.800 frente a 58.500. Tambien en agricultura hubo una caída que superó los 60.000 puestos de trabajo. 

Más información