Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La amnistía fiscal para empresas solo ingresa 89 millones, el 8,5% de lo previsto

El Gobierno había facilitado repatriar dividendos de paraísos fiscales con un gravamen del 10%

Las dos amnistías se quedan 2.265 millones por debajo de lo presupuestado para 2012

Era un fracaso cantado. La Agencia Tributaria ha completado la fotografía de los ingresos fiscales de 2012 con los datos de diciembre. Unos datos que evidencian la bajísima recaudación lograda con otra de las medidas "especiales" con las que el Gobierno quiso atraer rentas que habían escapado del fisco para esconderse en paraísos fiscales. El gravamen que permitía a las empresas repatriar dividendos aplicando tipos de entre el 8% y el 10% (beneficios que, de no haberse evadido, hubiesen tributado al 30%) apenas cosechó 89 millones de euros. Es decir, se quedó en un 8,5% de las expectativas de recaudación de Hacienda, que presupuestó 1.050 millones. 

A diferencia de lo que ocurrió con la amnistía fiscal para todo tipo de contribuyentes, la Agencia Tributaria sí había dado fe en los últimos meses del bajo nivel de recaudación de este gravamen especial para repatriar dividendos, que en noviembre solo alcanzaba los 85 millones. Hacienda incorporó la norma en los Presupuestos de 2012, en los que estableció un tipo del 8%; luego, lo amplió al 10% en julio, para aquellas empresas que no cumplieran algunos requisitos iniciales, como que las filiales en paraísos fiscales estuviesen identificadas en la contabilidad.

Desde el principio, los asesores fiscales advirtieron que la medida tenía poco recorrido. Entre otras cosas, porque muchas empresas optaron por la otra vía abierta por el Gobierno, la amnistía fiscal para todos los contribuyentes, que no diferenciaba entre rentas localizadas en España o en el extranjero. Y, sobre todo, porque limitaba la aplicación del gravamen especial, también el 10%, a las rentas originadas en el periodo no prescrito (hasta 2007). De ahí hacia atrás, el 10% se aplicaba al rendimiento de las rentas, con lo que el gravamen medio apenas llegó al 3%.

Eso también influyó para que la amnistía fiscal para todos los contribuyentes se quedara por debajo de las expectativas, al recaudarse 1196 millones, menos de la mitad de lo previsto (2500 millones). En conjunto los dos gravámenes especiales sumaron solo un 36% de los 3550 millones que Hacienda esperaba recaudar.