Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CMT propone bajar un 28% el acceso a los circuitos alquilados a Telefónica

El servicio es utilizado por las empresas y la Administración para interconectar sus ordenadores

El regulador también propone abaratar el uso de los cables submarinos

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) vuelve a intentar facilitar que los operadores alternativos a Telefónica puedan acceder a sus redes. En enero, apostó por una rebaja del 14% de las tarifas que pagan los mayoristas para acceder a la banda ancha del antiguo monopolio. Ahora le toca el turno a otro mercado: el de los circuitos terminales, los que utilizan las empresas —y la Administración pública— para conectar sus redes internas. El regulador telefónico ha propuesto reducir hasta en un 28% los precios mayoristas que los operadores han de pagar a Telefónica por acceder a estas redes. Además, sugiere reducir hasta en un 31% las tarifas de acceso de los cables submarinos, tanto los que conectan a Ceuta y Melilla con la Península, así como los que unen las islas menores de los archipiélagos canario y balear con los grandes cables que los ligan con el territorio continental.

La propuesta se somete ahora a Telefónica y a los otros operadores del sector, así como a la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), para que puedan presentar sus alegaciones antes de mandar el documento final a Bruselas. Solo con este último trámite se aprobarán los precios definitivos. La intención final de la CMT es "una bajada de los precios de las ofertas comerciales dirigidas al sector residencial y empresarial", con el fin de "fomentar su competitividad", según una nota de prensa publicada por la Comisión.

La alusión al sector residencial es porque esta red también es utilizada por los propios operadores telefónicos para conectar sus centrales telefónicas, tanto entre sí como con sus estaciones base de telefonía móvil. Esto hace que los precios de esta red también afecten indirectamente al mercado minorista, especialmente a que las empresas puedan ofrecer a sus clientes Internet móvil a altas velocidades.

La CMT calcula el precio de estas conexiones a través del método retail minus, es decir, a partir del precio que la propia Telefónica ofrece a sus clientes, así como a través de la contabilidad de costes del antiguo monopolio. En la anterior revisión de tarifas de acceso, en 2010, la CMT propuso una rebaja en los precios de hasta un 40% en ciertas redes.

La rebaja en el precio de los cables submarinos se efectuará únicamente en las líneas en las que Telefónica posee el monopolio. En el caso de la conexión entre la Península y Canarias, los propios operadores privados han fomentado la construcción de un cable alternativo (Canalink), por lo que los precios no se modifican.