Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria incumple su compromiso sobre el internet ultrarrápido

El Gobierno elimina la entrega del dividendo digital en enero de de 2014

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria EL PAÍS

La cuarta generación 4G de telefonía móvil, también conocida como Long Term Evolution (LTE), no arrancará en España comercialmente hasta finales de 2014 o, más probablemente, 2015. El retraso se debe a que el Ministerio de Industria tiene muy difícil cumplir su compromiso de adelantar en un año la entrega de frecuencias, según fuentes del sector. De hecho, en el texto del plan de la Agenda Digital aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 15 de febrero, el Ministerio de Industria ha eliminado la cláusula por la que el Gobierno se comprometía a poner a disposición de los operadores el 1 de enero de 2014 las frecuencias de la banda de 800 MHz que dejaban libres las televisiones, el llamado dividendo digital, y sobre la que operará el LTE, un estandard que permite velocidades en Internet móvil cuatro veces superiores a las actuales.

La causa es que Industria sigue sin resolver el dilema que ha supuesto la sentencia del Tribunal Supremo del pasado diciembre en la que declaraba nulo el acuerdo del 16 de julio de 2010 del Consejo de Ministros por el que se entregó un múltiple completo, con capacidad para emitir cuatro canales convencionales, a Antena 3, Telecinco, Sogecable, Veo7, Net Televisión y La Sexta al haberse realizado “sin la realización de concurso público”.

Las operadoras, que pagaron 1.650 millones por la subasta de frecuencias realizada en 2011, se ven involucradas indirectamente por este fallo judicial, puesto que hasta no desocupen las cadenas las frecuencias no puede implementar un plan para ocupar las mismas. El conflicto se ha enquistado porque las cadenas que resultaron adjudicatarias no quieren ni oír a hablar de un nuevo reparto, que les supondría perder hasta nueve canales. El periodo para migrar a otras frecuencias puede durar hasta un año, con lo que el retraso acumulado puede ser mayúsculo.

Las compañías de telefonía móvil ya han mostrado su preocupación al Ministerio, que les ha asegurado que, en ningún caso, se iba a repetir la subasta celebrada en julio de 2011. Se busca una interpretación de la sentencia del Supremo que haga posible no aplicarla con carácter retroactivo, pero hay serias dudas jurídicas de que eso sea posible.En cualquier caso, los operadores de telefonía exigirán que se les entregue el 1 de enero de 2015, como consta en las condiciones de la subasta.

En la actualidad esta tecnología se comercializa en 65 países

Mientras se resuelve el asunto legal, el LTE será en España poco más que un proyecto piloto, aunque las operadoras están aprovechando la banda de 2,6 Ghz para sus despliegues precomerciales en grandes ciudades, aunque la banda idónea para tener cobertura en edificios e interiores es la de 800 Mhz.

El 4G LTE está llamado a ser el estándar bajo el que correrán por primera vez todos los teléfonos móviles del mundo, capaz de ofrecer velocidades de 100 megabytes por segundo (Mbps) y superiores para los servicios de consumo de datos masivo (navegación y vídeo) que demandan los smartphones y tabletas

Los mercados norteamericano y asiático (Corea del Sur, Japón y Hong Kong) son los que van en avanzadilla. En Estados Unidos , AT&T, Verizon y Sprint ofrecen servicio comercial a cerca de 30 millones de clientes, mientras que en Europa, Suecia, Dinamarca y Alemania copan la vanguardia.

Según la consultora Yankee Group a finales de 2012 había 152 redes comerciales LTE a través de 65 países, con un incremento de 47 redes en 2011. La firma de investigación predice que en 2013 habrá aproximadamente 114 millones de suscriptores, que se duplicarán en 2014.

En España, ningún operador ha puesto fecha al lanzamiento comercial solo habrá proyectos pilotos. Telefónica, que ya opera comercialmente 4G en Alemania, a través de su filial O2, y lo hará próximamente en otros seis países, entre ellos, Reino Unido y Brasil, solo ha desarrollado proyectos pilotos, principalmente en Madrid y Barcelona. Vodafone también ha realizado a lo largo de 2012 proyectos pilotos de LTE con servicios de datos a clientes empresariales en Madrid, Barcelona, Santander y Málaga, y con instituciones como la Junta de Andalucía. Orange tiene proyectos en Barcelona y Valencia.