Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jazztel pacta con Telefónica el acceso a la nueva red de fibra óptica

El operador de Pujals se desmarca de Orange y Vodafone, que consideran injusta la regulación de la banda ancha ultrarrápida

Jazztel ha soltado un bombazo en la guerra de las operadoras por asegurarse un sitio el Internet el futuro, la banda ancha ultrarrápida que pasa necesariamente por el acceso a la nueva red de fibra óptica de Telefónica. La operadora que preside el empresario de origen cubano Leopoldo Fernández Pujals ha firmado un acuerdo con el grupo de César Alierta por el que se asegura el acceso compartido a los edificios donde ambas operadoras hagan llegar su red y, lo que es mucho más importante, el acceso a la nueva red de fibra de Telefónica con el compromiso de que Jazztel también participe en las inversiones.

De esta forma, Jazztel se adelanta a sus otros dos grandes rivales —Orange y Vodafone— y sella un acuerdo con el único operador que tiene capacidad financiera para el despliegue de un red completa de fibra óptica que permite velocidades a partir de de 100 megabit por segundo.

El pacto Jazztel-Telefónica se produce e además en pleno proceso de enfrentamiento regulatorio ya que tanto Orange como, sobre todo, Vodafone están muy en desacuerdo con la legislación aprobada por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) sobre la fibra, que no obliga a Telefónica a alquilar su red a partir de una velocidad de 30 megabit por segundo (Mbps).

Jazztel vuelve a demostrar, como ya hiciera en el ADSL, que su política se basa en una relación amistosa con su antiguo enemigo y con la eliminación de cualquier pleito con el ex monopolio. Esa decisión fue adoptada hace más de cuatro años por el propio Pujals quien, tras una larga batalla jurídica a propósito de las condiciones de alquiler de la red de ADSL de Telefónica, dio un giro de 180 grados, y firmó la paz con Alierta retirando todas las denuncias a cambio de un acuerdo ventajoso para ambas partes, que le ha permitido superar el millón de clientes de ADSL y ser una empresa muy rentable.

El acuerdo tendrá un alcance de unos tres millones de unidades inmobiliarias —domicilios y empresas— y contempla la posible incorporación de terceros operadores, que podrían sumarse a la inversión en el despliegue de redes de fibra óptica hasta el hogar. En esta última posibilidad podría entrar Orange, que ya anunció un plan de inversiones propias de 300 millones de euros para llegar a cerca de 1,5 millones de hogares.

En principio queda descolgado Vodafone, que se ha mostrado muy beligerante con Telefónica y el regulador (CMT), sobre todo a raíz de que este aprobara la oferta conjunta de Internet y telefonía fija y móvil Movistar Fusión, por lo que, por ahora, se antoja difícil un acuerdo con Telefónica.

Telefónica ya ha pasado 1,5 millones de hogares en los principales núcleos urbanos —Madrid y Barcelona—, por lo que se entiende que la otra mitad serán el despliegue de nueva fibra de Jazztel en las principales ciudades españolas.

Para Telefónica y Jazztel "este acuerdo habilita un modelo colaborativo de despliegue y uso compartido de las infraestructuras de telecomunicaciones que, además de dar cumplimiento a la normativa regulatoria en vigor establecida por CMT, anticipa las condiciones sobre equivalencia de acceso que estudia la Comisión Europea y garantiza el incremento de la competencia de servicios basados en redes de nueva generación".