Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las subidas de impuestos de 2012 se sienten en 2013

Las nuevas medidas tributarias suponen 7.221 millones de euros

 El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro EFE

El Gobierno tiene una “caja de herramientas” donde guarda algunas medidas tributarias que pondrá en marcha a lo largo del próximo año si los ingresos se desvían de lo previsto. Así lo reconoció ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al ser cuestionado sobre la tasa de operaciones bursátiles, que finalmente se ha caído del proyecto de Presupuestos Generales para 2013. Tampoco hay rastro de los impuestos medioambientales que anunció el presidente Mariano Rajoy. Hacienda se reserva pólvora por si sus previsiones económicas empeoran.

El Ejecutivo espera que los ingresos globales por impuestos suban el próximo año un 3,8%, hasta los 174.099 millones, una cifra aún por debajo de lo recaudado antes de la crisis. Los ingresos por impuestos estarán condicionados por los cambios tributarios aprobados en 2011 y 2012, cuyo impacto en las cuentas públicas se espera que ascienda a 7.221 millones.

El Ejecutivo espera que los ingresos globales por impuestos suban el próximo año un 3,8%

El tributo que más dinero deja a las arcas del Estado sigue siendo el IRPF, el que recae sobre todo en las clases medias, que aporta un 43% del total. Este impuesto recaudará 74.215 millones, un 1,15% más que el año pasado por la subida de este año —la liquidación definitiva del IRPF de este año se produce en junio del año próximo—. El IVA, supone un 30% de los ingresos fiscales, es el que más crece debido a la subida de tipos que entró en vigor a principios de septiembre y cuyo efecto se prolongará el año que viene. La recaudación del IVA ascenderá a 64.657 millones, un 14,6% más.

El impuesto que ha sufrido más cambios normativos ha sido el de sociedades, representa un 11% sobre el total. El Gobierno espera recaudar 19.011 millones, un 2,8% menos que el año anterior. La causa de esta caída se deben a las modificaciones en el impuesto para anticipar pagos que deberían corresponder a 2013 a este año. Para evitar que la recaudación caiga por ese motivo el año que viene, Hacienda ha limitado la libertad de amortización para las grandes empresas.

Más información