Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ferrocarril se lleva la peor parte del recorte en infraestructuras

El tren sufre la mayor reducción de la inversión

Renfe recibirá un 43% menos para subvencionar cercanías y regionales

Las tasas aeroportuarias suben al menos un 8%

Un grupo de pasajeros se dispone a subir al AVE.
Un grupo de pasajeros se dispone a subir al AVE. EFE

Las infraestructuras, que durante los años de bonanza fueron las impulsoras del crecimiento, no se salvan de la política de austeridad. Y el ferrocarril, que fue el máximo exponente de esa política expansiva, ha pasado a ser ahora el patito feo. Su presupuesto es el que se lleva el mayor tajo en 2013, con un recorte del 26%, respecto al 15,6% que desciende la inversión total hasta los 9.608 millones de euros.

El Ministerio de Fomento explica en los Presupuestos que ha tratado de “reprogramar las infraestructuras priorizando” los corredores con mayor volumen de tráfico como el del Mediterráneo, desde Algeciras hasta la frontera francesa, aunque no ha concretado plazos ni asignación para tramos ni líneas.

Y no solo sufre el gasto en la vía. También Renfe ve recortada la subvención en un 43%, hasta los 480 millones, que destina a los servicios considerados de obligación pública como cercanías y media distancia (regionales). En julio de 2013, se prevé que Renfe acepte el desafío de la competencia en el transporte de viajeros.

La inversión en carreteras sufre menos, con un recorte del 6%. En este capítulo, Fomento prefiere dar prioridad a la conservación y seguridad vial, que aumenta su dotación un 8%, que a la construcción de nuevas vías, aunque esta suponga el 63% del total, pero con un fuerte descenso.

Recortes en los aeropuertos

Los aeropuertos tampoco se escapan de los recortes. Las inversiones caen un 16%, hasta los 847 millones, que serán gestionadas casi en su totalidad por el grupo AENA, que se prevé acabar 2013 con un beneficio de 108 millones. Los resultados serán posibles gracias al nuevo plan de eficiencia que incluye la reducción significativa del horario de los 17 aeropuertos que tienen menos de 500.000 pasajeros al año. Con este plan, el Ministerio de Fomento prevé conseguir un ahorro anual de 100 millones de euros.

AENA también se saneará aumentando sus ingresos, aunque esa será una mala noticia para las aerolíneas y, consecuentemente para sus pasajeros, que verán incrementadas las tasas aeroportuarias en un 8%. En realidad, el incremento puede ser incluso mayor, puesto que en el Presupuesto se consigna que a partir del enero de 2013 el aumento será la suma de la variación interanual del Índice de Precios de Consumo (IPC) correspondiente a octubre de 2012 más un incremento de cinco puntos. El IPC de septiembre se situó en el 3,5%.

A más largo plazo, y más allá de los Presupuestos para 2013, Fomento informó este sábado de que su nuevo plan de infraestructuras, que estará en vigor hasta 2024, prevé una inversión de 136.627 millones, una cifra muy alejada de los 225.000 millones prometidos por la ministra Ana Pastor a comienzos de año.

Dinero para incendios

En cuanto al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, uno de los más afectados por los recortes, con una caída del 13,2%, solo salva en sus partidas la lucha contra los incendios forestales, que pasa de 84 a 104 millones, un 23% más, una decisión que llega después del peor verano en una década, informa Rafael Méndez. La inversión de obras hidráulicas, el núcleo de gasto del ministerio, baja un 20% hasta 510 millones. En el apartado de protección de la naturaleza, el presupuesto baja de 180 a 160 millones, y el Organismo Parques Nacionales, que para 2012 contaba con 66,9 millones de presupuesto, baja a 39,4 millones.

La política de vivienda dispondrá en 2013 de unos recursos presupuestarios de 765,9 millones de euros, un 6,6% menos que en 2012. Esta partida se concentra principalmente en los créditos asignados a promoción, administración y ayudas a la rehabilitación y acceso a la vivienda.

En la asignación de las ayudas, tendrán prioridad colectivos como jóvenes discapacitados, víctimas de la violencia de género o del terrorismo, aunque se advierte de que el modelo va a ser objeto de transformaciones en el nuevo Plan de Vivienda 2013-2016 adaptándose a otros problemas y necesidades actuales de la ciudadanía. El presupuesto de 2013 incluye partidas puntuales como subvenciones para la remodelación de barrios, tras los convenios pertinentes con las administraciones territoriales