Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP plantea que los parados que rechacen un trabajo no cobren prestación

Elvira Rodríguez sostiene que los parados "deben formarse"

El ministro de Economía, Luis de Guindos, junto a la presidenta de la comisión de Economía del Congreso, Elvira Rodríguez
El ministro de Economía, Luis de Guindos, junto a la presidenta de la comisión de Economía del Congreso, Elvira Rodríguez

La prestación por desempleo "no es un salario diferido con lo que debe ir ligado al reciclaje de los parados y debe perderse en caso de rechazar una oferta de trabajo". De esta guisa se ha pronunciado esta mañana Elvira Rodríguez, presidenta de la Comisión de Economía y Competitividad en el Congreso y diputada del Partido Popular. Rodríguez negó que se vayan a endurecer las condiciones de acceso a la prestación, y señalo que la condición de acceso es "perder el puesto de trabajo".

Cuestionada por el trasfondo que su anuncio podría tener, la exministra sostuvo que no se recortaría el tiempo de cobro de la prestación ni su cuantía: "No es una cuestión del tiempo de la prestación si se impulsa que los desempleados se formen y se reciclen". Sí fue muy explícita al asegurar que "a los parados si se les ofrece un puesto, lo tienen que coger o si no, perderán la prestación".

Si a los parados se les ofrece un puesto, lo tienen que coger o si no, perderán la prestación

Elvira Rodríguez

Las declaraciones de Rodríguez van en consonancia con las propuestas que en los últimos días han hecho tanto la CEOE como del Círculo de Empresarios. La presidenta de este último, Mónica de Oriol, ha asegurado hoy que el seguro de desempleo español es el "más generoso de la Unión Europea", por lo que se ha preguntado "si el país se lo puede permitir". Juan Rosell, presidente de la CEOE, emplazó ayer al Gobierno a aplicar medidas "dolorosas y difíciles" contra el déficit, porque el mantenimiento de su nivel actual llevará a España "al abismo, al precipicio y a la muerte". Entre esas medidas "dolorosas", Rosell se refirió a la necesidad de "analizar" la duración y la cuantía de la prestación, a la vez que consideró "básico" ligarla con la formación: "Si la gente está desempleada debe estar formándose", afirmó.

La Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social (LISOS) ya determina que si el trabajador rechaza una oferta de empleo adecuado a su perfil será penalizado con una pérdida de tres meses de prestación; si se rechazan dos ofertas, se pierden seis meses de paro; y si rechazan tres ofertas, se pierde el total de la prestación. Además, los desempleados que se nieguen a recibir cursos de formación también pueden ser sancionados. Por lo tanto no ha quedado claro si el anuncio de Rodríguez de hoy implicaría una reforma de estos requisitos, que el desempleado debe ya respetar para seguir cobrando la prestación, o si, por el contrario quedará en un globo sonda lanzado durante uno de los múltiples foros de debate a los que usualmente acuden los políticos.