Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández de Kirchner: “No voy a responder al exabrupto de EL PAÍS”

La presidenta hace una referencia a un artículo sobre la estrategia de Repsol

Cristina Fernandez de Kirchner, durante su discurso.
Cristina Fernandez de Kirchner, durante su discurso. AFP

Durante la alocución en la que ha anunciado la nacionalización de YPF, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha hecho una mención expresa a este periódico: “Yo leía, cuando iba a Colombia el otro día, como el viaje era largo, me puse a leer todos los diarios argentinos y, como no me alcanzaban, elegí EL PAÍS también. Y allí, en EL PAÍS del día viernes, 13 de abril del año 2012, bajo un sugestivo título —El trampolín argentino de Repsol— ví que YPF costó 13.000 millones de euros y llevó a la petrolera española a la cúspide, ese es el subtítulo, del negocio del crudo, y aporta un tercio del beneficio bruto de la empresa. Pero lo que realmente me dolió fue un párrafo donde dice que para Repsol, que en 1999, bajo la presidencia de Alfonso Cortina, decidió comprar YPF para dejar de ser una pequeña empresa local, sin apenas producción, para jugar en la primera división de la liga petrolera, el cambio de actitud del Gobierno argentino es algo más que un contratiempo".

"Yo quiero decirles a todos los argentinos y a todos en general, a los que no son argentinos también… Que esta presidenta no va a contestar ninguna amenaza, no va a responder ningún exabrupto, no se va a hacer eco de la falta de respeto o de frases insolentes que algunos dijeron. Primero, porque represento a Argentina. Y segundo, porque soy una jefa de Estado y no una patotera [matona] [aplausos de la audiencia invitada a la Casa Rosada]. Así que los que esperen que esta presidenta responda a improperios, agravios, descalificaciones… Pierden el tiempo. No me han votado para eso, ni es mi responsabilidad. Mi responsabilidad es conducir, con seriedad y responsabilidad, los destinos de la República en donde Yacimientos Petrolíferos Fiscales [YPF], nuestra histórica empresa petrolera, tiene un rol muy importante que cumplir”.

Así pues, lo que realmente dolió a la presidenta en el párrafo de EL PAÍS es que para Repsol el cambio de actitud del Gobierno argentino respecto a una empresa a la que la propia Fernández ensalzaba hasta el pasado noviembre, es “algo más que un contratiempo”. No hay más que añadir. Tan solo las palabras de la propia presidenta en diciembre de 2010 en la sede de Repsol-YPF en Buenos Aires, cuando declaraba: "Ojalá todo esto, que es algo concreto, objetivo... el crecimiento, las reservas, los recursos explotados, la duplicación de los pozos produciendo, el crecimiento de los barriles, las inversiones... tuviera también no solamente un espacio de propaganda en los diarios, como anunciantes de YPF, sino que también todos pudieran recoger en sus editoriales, en sus notas, eso que también ustedes vuelcan como anunciantes".